Intolerancias Alimentarias

Las intolerancias alimentarias no deben ser confundidas con alergias alimentarias.
Las alergias alimentarias son una respuesta adversa por parte del sistema inmune a una proteína alimentaria y son distintas a otras respuestas adversas como intolerancias alimentarias, reacciones farmacológicas o respuestas por toxinas. 

Las alergias alimentarias ocurren cuando el sistema inmune del cuerpo identifica erróneamente a una proteína como una amenaza, las proteínas que son resistentes a la digestión están etiquetados por la Inmunoglobulina E (IgE) y son consideradas como dañinas por el sistema inmune que activa una reacción alérgica ya que cree que está siendo atacado.  Las reacciones alérgicas alimentarias pueden ser leves a graves y sus síntomas incluyen dermatitis, problemas gastrointestinales y respiratorios y pueden llegar a producir respuestas anafilácticas que amenazan la vida como anafilaxis bifásica o vasodilatación, y deben recibir intervención médica de urgencia.

Los alimentos más frecuentemente asociados con alergias alimentarias son frutos secos (cacahuetes, almendras, nueces, etc), marisco, pescado, soja, leche, gluten y huevos. 
Las intolerancias alimentarias o hipersensibilidad no alérgica a los alimentos es un término utilizado para respuestas fisiológicas variadas asociadas a un alimento específico, o compuesto encontrado en varios alimentos.

Se pueden clasificar las intolerancias alimentarias de acuerdo con su mecanismo.  Algunas intolerancias pueden resultar de la ausencia de un producto químico específico o enzima necesarios para digerir una sustancia alimentaria como puede ser la intolerancia a la lactosa.  En las personas con intolerancia a la lactosa, les falta la enzima lactasa por lo tanto no pueden digerir la lactosa encontrado en la leche.  Otro ejemplo es la intolerancia hereditaria a la fructosa.

Hipersensibilidad alimentaria no alérgica (intolerancia alimentaria), es más crónica, menos aguda, menos obvia en sus síntomas, y a menudo, más difícil de diagnosticar que una alergia alimentaria.  Una intolerancia alimentaria puede ser difícil de diagnosticar ya que la respuesta fisiológica al alimento conflictivo es a menudo una respuesta lenta que ocurre a lo largo de un periodo de tiempo prolongado.  Mucha gente ni siquiera saben que la comida está causando sus problemas de salud; gases, cefaleas, diarrea, estreñimiento, cansancio, digestiones problemáticos, dolor de estómago, obesidad, etc..  Muchos de estos problemas de salud pueden ser relacionados con el estrés, horarios largos de trabajo, falta de sueño, falta de ejercicio o una vida muy sedentaria.

Si no se tratan las intolerancias alimentarias, con el tiempo pueden producir enfermedades más serias como pueden ser Síndrome de Colon Irritable y Diverticulitis.  Sin embargo, las buenas noticias son que la intolerancias alimentarias son muy fáciles de tratar.  Hoy en día hay muchas clínicas que realizan una analítica de sangre para determinar las intolerancias de una persona.  Hay que tener mucho cuidado con las supuestas pruebas que mediante agarrar unos eléctrodos con las manos un ordenador puede saber que alimentos te producen intolerancia.  La única manera fiable de diagnosticar una intolerancia alimentaria es mediante un análisis de sangre realizado en una clínica fiable que asegura que es un test de intolerancia alimentaria.

El tratamiento consiste simplemente en eliminar los alimentos que producen intolerancia durante un periodo determinado de tiempo, y confeccionar una dieta específica para cada individuo – no hay dos personas iguales por lo tanto no hay una dieta que valga para todo el mundo.
Después de eliminar los alimentos que producen intolerancia durante el tiempo determinado, se puede volver a introducir esos alimentos uno por uno.  Algunas personas no tendrán ningún problema en volver a introducir todos los alimentos, otras personas pueden descubrir que hay uno o más alimentos que no pueden volver a introducir ya que afectan su salud inmediatamente.
A eliminar los alimentos que producen intolerancia y la dieta específica, ocurren unas cosas muy positivas; la gente experimenta una mejoría inmediata en su salud, desaparecen los gases, el cansancio, se duerme mejor por las noches, tienen más energía durante el día y los dolores de cabeza desaparecen y además se pierde peso fácilmente.  Son todas experiencias positivas que mejoran las salud de cada uno.

Deja un comentario