La Polémica sobre el Jarabe de Maíz Alto en Fructosa

Existe Fructosa y luego está el Jarabe de Maíz Alto en Fructosa (JMAF).

Según la definición de la Wikipedia, la fructosa, o levulosa, es una forma de azúcar encontrada en las frutas y en la miel.  Es un monosacárido con la misma fórmula empírica que la glucosa pero con diferente estructura.  Es uno de los tres monosacáridos dietéticos, junto con la glucosa y la galactosa que se absorben directamente al torrente sanguíneo durante la digestión.  La Fructosa fue descubierto por el químico Francés Agustin-Pierre Dubrunfaut en 1847.  La fructosa pura y seca es muy dulce, de color blanco, sin olor, cristalina y solida y es el más soluble en agua de todos los azúcares.  Se encuentra en la miel, frutas de árbol y viñas, flores, bayas y la mayoría de los tubérculos.  En las plantas, la fructosa se puede encontrar como monosacárido y/o como un componente molecular de la sacarosa, que es un disacárido.

Según la definición de la Wikipedia, el jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF) o en inglés High Fructose Corn Syrup (HFCS) compone cualquier grupo de jarabes de maíz que ha sufrido procesamiento enzimático para convertir parte de su glucosa en fructosa para producir cierto dulzura deseada.  En Los Estados Unidos, alimentos y productos preparados tipicamente utilizan JMAF como edulcorante.  Es muy común en comidas y bebidas procesadas en EEUU; incluyendo panes, cereales, barritas, embutidos, yogures, sopas y condimentos.

JMAF contiene un 24% de agua, y el resto son azúcares.  Las variedades más comunes son: JMAF 55 (utilizado sobre todo en bebidas con gas), aproximadamente el 55% de fructosa y el 42% de glucosa; y JMAF 42 (utilizado en bebidas, comidas procesadas, cereales y productos asados), aproximadamente el 42% de fructosa y el 53% de glucosa.  JMAF 90, aproximadamente el 90% de fructosa y el 10% de glucosa, se utiliza en cantidades pequeñas para aplicaciones especiales, pero sobre todo se utiliza para mezclar con JMAF 42 para hacer JMAF 55.

Porqué hay tanto JMAF en nuestra dieta?  Pues la razón, como siempre, es el dinero.  Los fabricantes de alimentos descubrieron que podrían ahorrar dinero utilizando JMAF en lugar de azúcar – es más barrato y tiene una vida prolongada… pero ahí es donde terminan los “beneficios” y solo son para los fabricantes.

En humanos, el consumo de JMAF es causante de:

1.  Sobre peso y obesidad.  JMAF incrementa la sensación de hambre, por lo tanto comes más.
2.  Riesgo incrementado de padecer Diabetes Tipo II.  La fructosa interactúa con las bebidas carbonadas y forma carbonilos.  Los carbonilos son tóxicos y están relacionados con diabetes en niños.  JMAF promociona un riesgo de por vida de diabetes en niños: 30% de riesgo en niños y un 40% de riesgo en niñas.
3.  Hipertensión y niveles incrementados de colesterol “malo” (LDL).
4.  JMAF y daños de hígado.  El hígado convierte el JMAF en grasa que se almacena en el hígado creando un estado que se llama “hígado graso”.
5.  Exposición a mercurio de JMAF.
6.  Crea resistencia a la insulina que puede llevar a sufrir una apoplejia mortal o ataque al corazón.
7.  Síndrome Metabólico.

En 1957 un par de investigadores llamados Marshall y Kooi, inventaron el JMAF.  Hasta entonces el público general había comprendido correctamente no hay fructosa en el jarabe de maíz.  El jarabe de maíz contiene una molécula de azúcar diferente – glucosa que es considerablemente menos dulce que la fructosa.  Marshall y Kooi desarrollaron una enzima llamado glucosa isomerasa que podía reorganizar la estructura molecular de la glucosa en el jarabe de maíz, y convertirla en fructosa.  Así el jarabe era más dulce cuando la enzima convertía la glucosa en fructosa.  Empezó la fabricación de JMAF en cantidades industriales en la decada de los 70.

Según un informe emitido por el United States Department of Agriculture (USDA) (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), de 1997, en 1970 el 83% de los edulcorantes consumidos por los Americanos era sacarosa (azúcar de mesa), en el año 1997 solo se consumía un 53% de sacarosa, el resto era JMAF (=56% de edulcorantes consumidos por lo Americanos).  Otro informe emitido por el USDA cubriendo el periodo de 1970 – 2003 demostró el consumo por persona de sacarosa versus JMAF en EEUU.  La tabla de consumo demostró que el consumo de sacarosa cayó rápidamente mientras el consumo por persona de JMAF incrementó constantemente.  El Dr. Alan Gaby (Especialista en Medicina Nutricional) dijo:

“El incremento en el consumo de JMAF supera enormemente el incremento en consumo de cualquier otro alimento o grupo de alimentos.”

Diabetes es una enfermedad crónica padecido por casi 24 millones de personas en EEUU y se entiende que aproximadamente 5.7 millones de Americanos no están diagnosticados y además se estiman que 57 millones de Americanos son pre-diabéticos.  Por desgracia mucha de la información disponible está basado en los Americanos, pero a continuación he buscado los números proyectados de incremento de casos de diabetes por país para el año 2030 según la Organización Mundial de la Salud (OMS), (para más información sobre más países puedes visitar Estadísticas de Diabetes por País).

País                             2000                     2030

Brasil                        4,553,000             11,305,000
Colombia                      883,000              2,425,000
Ecuador                       341,000                 921,000
Méjico                       2,179,000              6,130,000
Francia                      1,710,000              2,645,000
Alemania                    2,627,000              3,771,000
Italia                           4,252,000              5,374,000
España                       2,717,000              3,752,000
Reino Unido                 1,765,000              2,668,000

Como puedes ver son números preocupantes.

La resistencia a la insulina es el problema primario de la diabetes.  Se ha demostrado que el JMAF incrementa la resistencia a la insulina que quiere decir que el consumo de JMAF empeorará tu diabetes si ya lo padeces, o si eres pre-diabético, también puede afectar tu sistema inmune hasta el punto en que sucumbe a la enfermedad.  Sin embargo, hay que mantener en mente que algunos de los factores de riesgo mayores de diabetes (herencia, obesidad, estilo de vida sedentario, dieta poco saludable, colesterol alto y tensión alta) están en tu poder cambiarlos.  Un estilo de vida más saludable que evita el consumo de JMAF bajará el riesgo de 3 de los factores: obesidad, colesterol alto y tensión alta.

Otro problema de salud preocupante es el Síndrome Metabólico.  Es una condición caracterizada por desordenes de metabolismo de lipoproteínas (colesterol y triglicéridos altos), hipertensión y hiperglucémia (concentraciones altas de glucosa en sangre anormales).  Este síndrome afecta a más de 50 millones de Americanos.  El Síndrome Metabolico es el resultado de la ingesta continuo de productos que contienen JMAF, que crea resistencia a la insulina.

En 2007, un estudio de la Universidad de Medicina de Yale afirmó que “Encontraron que individuos resistentes a la insulina en su estudio reconducían su energía obtenida de hidratos de carbono a la producción de grasa en el hígado.  Este proceso incrementó los triglicéridos en sangre de los participantes hasta un 60%, mientras rebajó su nivel de Colesterol HDL (bueno) por un 20%.”

Ya que no quiero que este post se alarga demasiado, quiero terminar diciendo dos cosas importantes:

1.  No hay nada beneficioso a obtener del consumo de JMAF – nada en absoluto.
2.  Por favor, no confundas JMAF con la fructosa natural encontrada en frutas, verduras, panes y cereales que no son dañinos para el organismo aunque frutas, verduras, panes y cereales ALTOS en fructosa debería ser consumidos en moderación.  
         

Deja un comentario