Peligro! Tu vida sedentaria te puede matar!

Nuestra sociedad ha cambiado – algunas personas dirían que ha avanzado a mejor y en muchas cosas eso es cierto.  Las nuevas tecnologías, mayoritariamente, nos ayudan con los trabajos cotidianos haciendo que sean más rápidos y sencillos para realizar.  Los ordenadores y el internet a facilitado el trabajo de oficina y la comunicación, hay maquinas que diagnostican enfermedades en un tiempo record y otras que realizan operaciones en hospitales, los smart phones no tienen trabajando desde cualquier sitio y hasta 2 horas más al día.  Sin embargo, hasta que punto todos estos avances están dañando nuestra salud?

Hace 40 años, que no es mucho, las personas en general eran mucho más activas físicamente que hoy en día.  Los coches eran un lujo, no había ni lavaplatos ni lavadoras en todos los hogares, había que empujar el cortacésped por todo el jardín y la gente iban al trabajo y hacer la compra andando o en bici o en transporte público.  Los niños jugaban en la calle hasta la hora de la cena – o casi.

La modernización, para llamarla de una forma, ha supuesto que los humanos en el mundo moderno son menos activos que antes.  No sentamos in nuestros coches en atascos interminables para llegar al trabajo y sentarnos en una silla delante de una pantalla durante 8-9 horas diarias.  Después volvermos a sentarnos en el coche para llegar a casa y caer rendidos en el sofa para ver la tele y cenar un plato pre-cocinado.  Los niños vuelven del cole y juegan a video juegos durante horas.  Tengo que decir que estoy totalmente a favor de los ordenadores, los coches, lavaplatos, lavadoras y video juegos – cualquier cosa que nos facilita la vida y la hace más divertido.

Hasta ahora no he dicho nada que no sabemos ya.  Muchas personas echan la culpa de nuestras vidas sedentarias a las nuevas tecnologías pero la verdad es que la culpa es nuestra.  Tu coche no te impide hacer ejercicio, tu video juego no te dice “Oye!  No puedes salir fuera a jugar con tus amigos, tienes que quedarte en casa jugando conmigo!”  La cena pre-cocinada no te impide comer de forma más sana.  El único obstáculo en tu camino hacia la salud óptima eres TU, y es mucho más fácil de lo que crees.

La falta de actividad física es una de las causas mayores de muertes evitables en todo el mundo.  Estar sentado durante muchos horas cada día puede causar la muerte prematura.  El riesgo es aún más elevado entre las personas que están sentadas durante más de 4 horas diarias.  Las personas que están sentadas durante más de 11 horas diarias tienen un 40% más de riesgo que aquellas personas que están sentadas durante menos de 4 horas diarias.

Los problemas de salud asociados con una vida sedentaria y falta de ejercicio físico son:

  1. Ansiedad
  2. Enfermedad cardiovascular
  3. Mortalidad en hombres mayores incrementado en un 30% y el doble para las mujeres mayores
  4. Trombosis de venosa profunda
  5. Depresión
  6. Diabetes
  7. Cáncer de colon
  8. Hipertensión
  9. Obesidad
  10. Osteoporosis
  11. Trastornos de los lípidos
  12. Cálculos renales
Es una lista preocupante.  Entonces, que tienes que hacer para mantener una buena salud o mejorar tu estado actual?
Obviamente comer sano es una necesidad.  Todos esos bollos y comida rápida que consigues de la máquina de la oficina o la hamburguesería de enfrente son extremadamente peligrosos para tu salud al igual que la cena pre-cocinada delante de la tele por la noche.  Puede que te parezca difícil al principio, pero una vez que empieces notarás los beneficios inmediatamente.  Organízate para llevar fruta y/o verdura fresca a la oficina para tomar entre horas si tienes hambre.  Esto no significa que estas limitado a la manzana de siempre o la naranja.  Otras frutas como el melón, sandía, mango, kiwi, piña, fresas se pueden preparar la noche anterior en casa y llevarla al trabajo en un tupper.  Incluso zanahoria o apio con un poco de hummus hace un tentempié muy apetecible y sano.  Cocina todas tus comidas con ingredientes frescos y come muchas frutas y verduras frescas.  Intenta comer bien a medio día – una ensalada ligera o incluso llévate las sobras de la cena de la noche anterior al trabajo para no comer comida preparada del bar de enfrente.  Cada vez que te apetece un refresco, bebe primero un vaso de agua – esto no quiere decir que no tomas nunca un refresco pero si cada vez que tienes sed tomas un refresco estas perjudicando tu salud gravemente.  Bebe agua primero y recortarás la cantidad de refrescos que tomas cada día.  Además, uno de los primeros síntomas de deshidratación es la sensación de hambre… antes de atacar la maquina de bollos de la oficina cuando tienes hambre, bebe agua primero – puede que solo tengas sed.
Mientras estás en la oficina, tomar descansos cortos regulares.  Levántate de la silla y dar un paseo, haz estiramientos en tu silla.  Si tienes que leer un informe, ponte de pié mientras lo leas.  A la hora de comer, darte un paseo aunque sea dar la vuelta a la manzana un par de veces – el aire fresco te vendrá bien.
Replantea tu jornada.  ¿Podrías ir al trabajo en transporte público?  ¿Andar? ¿Ir en bicicleta?  Un cambio así puede beneficiar tu cuenta bancaria además de tu salud!  Si ya vas al trabajo en transporte público intenta bajarte del autobus o metro una o dos paradas antes y andar el resto del camino.  Hacerse socio de un gimnasio no siempre es la respuesta – funciona para algunas personas pero otras no puede permitirse un gimnasio o simplemente no tienen la fuerza de voluntad de ir con regularidad.  Intenta encontrar un deporte que te guste de verdad y a lo mejor puedes montar un equipo de la oficina y convertir el deporte en un acto social al mismo tiempo.
Aunque parezca mentira, cuanto más activo seas, más energía vas a tener, mejora el funcionamiento cerebral y dormirás mejor.  No hay nada mejor que la actividad física para combatir el estrés.  Entonces, olvídate de todas esas bebidas energéticas que tomas para aguantar el día, reduce la cantidad de cafeína que tomas y notarás los beneficios – el té verde tiene muchos antioxidantes para ayudarte durante el día.
Entonces – actívate!  Notarás los beneficios enseguida y es mucho más fácil de lo que crees.

Deja un comentario