Inteligencia Anti-envejecimiento

El dicho famoso es “Mas vale prevenir que lamentar” y nunca mejor dicho.  Si cuidamos nuestros cuerpos, aprendemos las cosas que le puede beneficiar y aprendemos a comer correctamente, podemos evitar muchos problemas de salud y atrasar los signos del envejecimiento.

Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte en la prevención.

Los suplementos antioxidantes como las vitaminas A, C, E, Selenio y Melatonina protegen nuestras células ya que neutralizan los radicales libres, aquellos fragmentos atómicos que causan daños a las células y producen deshechos metabólicos.

Vitamina A:
Varios estudios apoyan el valor de la vitamina A en su rol de fortalecer el sistema inmunológico.  Incrementa las respuestas mediadas de las Células T-cooperadoras del tipo 2 (Th2) que son necesarias para luchar contra infecciones bacterianas y parasíticas.  También se ha demostrado que la vitamina A es un potente estimulador de la producción de la hormona del crecimiento.

Dosis Diaria Terapéutico: 7,000 – 10,000 IU.  Deberías hablar con tu médico antes de tomar suplementos de vitamina A si eres mayor de 65 años, o si estas embarazada o intentando concebir.

Alimentos ricos en vitamina A incluyen: Papaya, mango, guisantes verdes, tomate, melocotón, pimientos rojos, batata, zanahoria, verduras de hoja verde, calabaza, hierbas secas, lechuga (de la variedad oscura y colorida), orejones, melón cantaloupe.

                                                 Vitamina C:

La mayoría de nosotros ya sabemos que la vitamina C ayuda en la prevención de catarros y también en su cura, pero también tiene muchos otros beneficios para la salud.  La vitamina C aumenta los niveles de HDL (colesterol “bueno”) y previene la oxidación del LDL (colesterol “malo”), y por lo tanto previene la acumulación de placas ateroscleróticas en las paredes de los vasos sanguíneas, que contribuye a la enfermedad cardiaca.  La vitamina C también disminuye el riesgo de padecer apoplejía.

Dosis Diaria Terapéutico: 1,000 – 2,000 mg.  Habla con tu médico antes de suplementar ya que algunas condiciones médicas no recomiendan suplementar con vitamina C.

Alimentos Ricos en vitamina C incluyen: Pimientos chili rojos y verdes, guavas, pimientos rojos, amarillos y verdes, hierbas frescas (tomillo y perejil), verduras de hoja verde, brocoli, kiwi, papaya, naranjas, mandarinas, fresas, grosellas negras, tomates secados al sol, tomates frescos, mango, lombarda, coliflor, hojas de nabo y piña.

Vitamina E:

Esta vitamina es un antioxidante muy poderoso que es muy importante para las membranas de la células.  Por ejemplo; la vitamina E protege las células de los pulmones que están en contacto constante con el oxígeno y con los leucocitos o glóbulos blancos que ayudan a luchar contra infecciones.  Sin embargo, también existen evidencias significativas que la vitamina E protege contra la enfermedad cardiaca, cáncer, apoplejía, cataratas y signos de envejecimiento.

Dosis Diaria Terapéutica: 400 – 1,200 IU.  Los suplementos de vitamina E deben ser naturales ya que son más potentes y biodisponibles que las formas sintéticas.  Habla con tu médico antes de suplementar con vitamina E ya que existen algunas condiciones médicas que no recomiendan suplementar con vitamina E.

Alimentos ricos en vitamina E incluyen:  Pipas de girasol, paprika y chili en polvo, almendras, piñones, hierbas secas (albahaca y orégano), orejones, aceitunas en vinagre, espinacas cocidas, raíz de taro cocido, aceite de germen de trigo, avellanas, aceite de linaza, aceite de canola, brocoli, aceite de soja, pistachios, nueces pacanas, kiwis, mangos, tomates, asparagus, y calabaza.

                                                      Selenio:

Como hemos visto en un post anterior mío el selenio nos viene muy bien para cuidar la piel.  Selenio es un elemento esencial, necesario para el crecimiento y la síntesis de las proteínas.  También ayuda a incrementar la eficacia de la vitamina E.  Es necesario para el correcto funcionamiento del tioides, y puede ayudar a proteger contra daños provocados por los radicales libres y contra el cáncer.  La deficiencia de Selenio lleva a dolor de articulaciones y muscular, pelo frágil y puntos blancos en las uñas.

Dosis Diaria Terapéutica: 100 – 200 mg

Alimentos ricos en Selenio incluyen: Nueces de brazil, marisco, hígado, pescado, pipas de girasol, germen de trigo, arroz y avena, caviar, bacon y chuletas de cerdo, langosta, cangrejo y camarones.

Melatonina:
La melatonina está revolucionando el mundo de anti-envejecimiento ahora mismo.  Hasta ahora más conocida como la hormona del sueño.  Se produce en la oscuridad por la glándula pineal en el cerebro. Suplementar con Melatonina ha demostrado:

  • Ayuda a poner el reloj biológico en hora de los viajeros internationales y transcontinentales.  Ayuda a combatir el “jet lag” y restaurar los patrones del sueño en los viajeros aéreos frecuentes.
  • Es una ayuda natural del sueño ya que no suprime el ciclo REM del sueño.
  • Baja el nivel de colesterol en sangre y las personas con colesterol alto.
  • Elimina los radicales libres, así demostrando su valor contra la enfermedad cardiaca, apoplejías y cáncer.
  • Mejora el deseo sexual y el rendimiento.
Alimentos ricos en Melatonina incluyen: Avena, maíz dulce, arroz, gengibre, cebada, tomates, plátanos, rábanos, piña, manzana, naranja, fresas, kiwis, pimientos, espinacas, almendras, y semillas.
Sin embargo, la cantidad de Melatonina presente en los alimentos es muy pequeña y lo más aconsejable es suplementar.  Aconsejo empezar con una dosis baja ya que algunas personas han notado irritabilidad en dosis más altas.  Empezar con 1-2 mg por la noche antes de acostarse.

Deja un comentario