10 Comidas preparadas que no debes comprar.

Deberíamos saber todos que la forma más saludable de comer es con alimentos naturales que preparamos en casa.  Sin embargo, hay una cultura de compras en supermercados que nos suministra con un sin fin de productos preparados que se supone nos hace la vida más fácil.  Pero estos productos no suelen hacer que nuestra alimentación sea saludable.  Aquí hay una lista de alimentos preparados que nunca debemos comprar.

1. Sopa en latas.  Tipicamente suelen contener grandes cantidades de sal, aditivos y glutamato monosódico (MSG) e ingredientes genéticamente modificados (GM).  Además, muchas empresas todavía utilizan bisfenol-A (BPA) en el recubrimiento interior de las latas.  Se ha mostrado que BPA interfiere con las hormonas del cuerpo e interrumpe con el buen funcionamiento del sistema endocrino. Hacer una sopa en casa es muy fácil y rápido y mucho más saludable.

2.  Pastillas de caldo.  Mientras buscaba información para este post busqué los ingredientes para pastillas de caldo de pollo de la marca Knorr: Sal, potenciadores del sabor (MSG y guanilato disódicos) azúcar, almidón de patata, grasa y aceite vegetal, pollo (7%) (grasa de pollo y pollo en polvo), aromas (contiene: huevo, soja y gluten), verduras y hortalizas (1,1%) (cebolla, zanahoria), especias (contiene apio), extracto de levadura, suero de leche, glucosa, acidulante (ácido cítrico).

Ahora, primero me gustaría explicar como se lee una lista de ingredientes.  Los ingredientes en la lista empiezan con el de mayor cantidad y va en orden descendente.  Entonces, si vuelves a mirar la lista de los ingredientes para caldo de pollo Knorr puedes ver que lo que más tiene es sal seguido por potenciadores del sabor… no está muy saludable que digamos.  Tampoco los pueden tomar los celiácos ni los alérgicos a la leche.

Hacer caldo casero es muy fácil.  Solo necesitas las sobras de un pollo asado, 2 puerros, 1 cebolla, agua, una pizca de sal y pimienta.  Se mete todo en una cazuela grande, hay que cubrir todos los ingredientes con el agua, hervir y luego a fuego bajo, cocinar durante 2-3 horas.  Después separar el caldo de los otros ingredientes y dejar enfriar en la nevera.  La grasa se solidifica en el superficie y se puede quitar con facilidad.  Después puedes congelar el caldo desgrasado en porciones para su uso posterior.

Ahora, dime tu, cual es más saludable?

3.  Judías en tomate.  Aquí volvemos al punto Nº1, y el problema con las latas recubiertos por dentro con BPA.  También se coges la típica lata de judías en tomate, Heinz por ejemplo, y miras las lista de ingredientes, recuerda lo que dije antes sobre como leer la lista: Judías blancas (51%), tomates (34%), agua, azúcar, maizena modificada, sal, vinagre, extractos de especias, extractos de hierbas.  Otra vez viene el azúcar en grandes cantidades.

Puedes hacerlas en casa sin los aditivos.

4. Hummus.  Hummus casero es un plato muy saludable y el internet está plagado de recetas faciles.  Hummus comprado hecho contiene: Garbanzos, agua, tahini, aceite de soja, ajo, sal, ácido cítrico, sorbato de potasio, aromas naturales.  Realmente necesitamos los aditivos?

5. Cereales de Desayuno.  Casi todos los cereales comerciales son una combinación de jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF) y maíz genéticamente modificado.  Se puede hacer muesli casero con mucha facilidad y es mucho más saludable.  Se puede guardar en un contenedor bien cerrado y dura meses.

6.  Palomitas de Microondas.  Aquí el problema está más en la bolsa que en las palomitas en si, aunque la cantidad de sal añadido es un problema.  Las bolsas contienen ácido perfluorooctanoico (PFOA) que puede filtrar a las palomitas cuando se caliente.  Se ha vinculado el PFOA a la infertilidad y otros problemas de salud.  Hacer palomitas a la antigua en una cazuela en casa es muy fácil y puedes controlar la cantidad de sal que añades.

7. Agua embotellada y agua “mejorado”.  Botellas de plástico no hacen ningún favor a nadie ni la medio ambiente.  Además agua “mejorado” habitualmente contienen edulcorantes y colorantes, grandes cantidades de azúcar y jarabe de maíz alto en fructosa genéticamente modificado, que añade a los ya numerosos problemas de salud causados por el consumo alto de JMAF e ingredientes GM.

Filtros de agua de alta calidad son la mejor apuesta para tomar agua limpia.

8.  Zumos de frutas y verduras envasados.  Zumos de frutas envasados son peores que los zumos de verduras.  La fruta es naturalmente alta en fructosa y cuando el zumo es envasado los azúcares suelen fermentar rápidamente.  Además suele haber ingredientes añadidos como potenciadores del sabor.  Es mucho más saludable tomar la fruta en piezas que tomar zumos envasados.  Si prefieres zumos, es mejor hacerlos en casa y tomarlos inmediatamente.

9. Yogur.  Ahora, yo estoy encontra de todos los lácteos pero si no puedes vivir sin ellos, pues entonces sugiero que compres yogur natural vivo de una tienda ecológica.  Los yogures pasteurizados a la venta en los supermercados habituales no suministran ninguno de los beneficios para la salud que el yogur natural vivo.  El proceso de pasteurización destroza la mayoría de las enzimas y otros nutrientes.  Afortunadamente, el kefir o yogur fermentado es fácil y económico de hacer en casa.

10.  Verduras fermentadas.  Alimentos cultivados o fermentados tienen muchos beneficios para la salud.  El proceso de cultivo produce microbios beneficiosos que son importantes para la salud humana, ya que ayudan a equilibrar la flora intestinal que potencia el sistema inmune.  Alimentos fermentados además son buenos quelantes y agentes de desintoxicación, esto significa que ayudan a limpiar un amplio gama de toxinas de tu cuerpo incluyendo metales pesados.  Aunque se puede comprar alimentos de este tipo en los supermercados, es mejor cultivarlos en casa.  Existen muchos webs donde puedes aprender como hacerlo en casa.

Deja un comentario