Optimismo o depresión, ¿culpa de la alimentación?

Una y otra vez hemos oído la frase “somos lo que comemos”.  Muchos eligen ignorar este hecho y continúan llenando sus cuerpos de comida “basura”.  Soy creyente que nuestra dieta también afecta nuestro estado psicológico y vice versa.  Muchas personas no pueden hacer cambios saludables en su dieta simplemente porque no pueden hacer ese cambio mentalmente.  O cuantas veces te has sentado bien y entonces comes un trozo de tarta de chocolate y acto seguido te sientes culpable o te ha arrepentido por haberlo pedido?  Pues ahora se ha probado que tu dieta realmente afecta tu estado psicológico.

Para empezar, el azúcar y edulcorantes artificiales pueden producir un riesgo incrementado de padecer depresión.  Ambos incrementan la inflamación cronica, que puede alterar la función cerebral seriamente.

Los resultados preliminares de un estudio que será presentado en la 65 reunión anual del American Academy of Neurology (Academia Americana de Neurología) demuestran que beber bebidas edulcorados – no importa si es con azúcar o edulcorantes artificiales – está vinculado con un riesgo incrementado de depresión mientras el café está vinculado con un riesgo ligeramente reducido.

WebMD: “Los investigadores dicen que los resultados sugieren que tomar menos bebidas edulcoradas o reemplazarlas totalmente con bebidas no edulcoradas puede bajar el riesgo de padecer depresión.”

El estudio incluyó casi 264,000 adultos Americanos con una edad superior a los 50 años, involucrados en el estudio AARP de dieta y salud.  Al comienzo del estudio, los participantes completaron un cuestionario detallado sobre hábitos alimenticios.  A los 10 años del estudio, preguntaron a los participantes si habían sido diagnosticado con depresión en cualquier momento durante esos 10 años.

Los investigadores descubrieron que los participantes que bebieron más de cuatro latas o vasos de bebidas light o otro tipo de bebida edulcorada artificialmente tenían un 30% más de riesgo de padecer depresión comparado con aquellos que no consumieron bebidas light.

Los que bebieron refrescos normales (no light) tenían un 22% más de riesgo de padecer depresión.

Descubrieron también que los participantes que consumieron cuatro tazas de café al día tenían 10% menos riesgo de padecer depresión comparado con aquellos que no bebieron café.  El investigador Honglei Chen, MD, PhD del National Institute of Health (NIH) (Instituto Nacional de la Salud) comentó a WebMD:

“Mientras nuestro resultados son preliminares, y los mecanismos biológicos son desconocidos, son intrigantes y consistentes con un grupo pequeño pero creciente de evidencias que sugieren que bebidas edulcorados artificialmente pueden ser vinculados con resultados pobres para la salud.”

Este investigación no prueba la causa, y existen muchas opiniones que personas sufriendo de depresión tienen la tendencia de tomar más dulces para sentirse mejor, hay muchas evidencias que indican que tanto el azúcar como los edulcorantes artificiales pueden tener un impacto negativo sobre la salud mental.

Ahora, por otro lado, se ha realizado un estudio por el Harvard School of Public Health (Escuela de Salud Pública de Harvard), liderado por Julia Boehm y publicado en el journal Psychosomatic Medicine (Medicina Psicosomático).

Estos investigadores han descubierto que las personas que consumen muchas frutas y verduras tienden a ser más optimistas sobre el futuro.  Estas personas más optimistas tienen mayores niveles del compuesto de planta llamado carotenoide.

Los carotenoides son uno de muchos antioxidantes que ayudan a que otros moléculas en el cuerpo no producen radicales libres que son dañinos para las células y contribuyen a enfermedades.

“Los individuos con mayor optimismo tienden a tener niveles más elevados de carotenoides tales como beta-caroteno,” dice Julia Boehm, “Este es el primer estudio de su tipo que reporta una relación entre el optimismo y niveles más saludables de concentraciones de carotenoides.”

El estudio se centró en 982 hombres y mujeres del estudio Midlife in the USA (Mediana edad en EEUU) y se basaron los resultados en el optimismo valorado por los participantes (valorado con el test revisado de Orientación de Vida) y concentraciones en suero de nueve antioxidantes (carotenoides y Vitamina E).  Por cada incremento de desviación estandar en el optimismo, las concentraciones de carotenoides incrementaron en un 3-13% en los modelos ajustados por edad.  El optimismo no fue asociado significativamente con la Vitamina E.

El estudio concluyó que el optimismo fue asociado a las concentraciones mayores de carotenoides, sin embargo, la dirección de los efectos con pueden ser determinados conclusivamente.  Los efectos pueden sere bidireccionales dado que las personas optimistas suelen tener estilos de vida más saludables que se asocian con niveles mayores de antioxidantes en suero, y niveles mayores de antioxidantes en suero también están vinculados a mejor salud física que aumenta el optimismo.  Por ejemplo; las personas optimistas o tiene un forma positiva de ver la vida, tienden a realizar más ejercicio físico y comer una dieta más saludable…. y vice versa.

Entonces, si necesitabas otra razón más para aumentar las cantidades de frutas y verduras en tu dieta, aquí lo tienes!  Ánimo, solo puede ser positivo para ti.

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario