Tu casa te perjudica la salud?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un informe bastane alarmante, las sustancias químicas que perturban la función endocrina (State of the Science of Endocrine Disrupting Chemicals) del 2012.  Es el seguimiento de un informe previo del 2002.

Hasta este punto probablemente estas pensando, “Y?  Y a mi qué me importa?”  Pero la verdad es que si debe importarte.  Ambos informes estudiaron el efecto que los productos, que todos tenemos en casa hechos con productos químicos fabricados por el hombre, que están afectando seriamente nuestra salud.

El informe del 2002 fue encargado en 1997, el Programa Internacional sobre la Seguridad de los Productos Químicos (PISPQ), un programa conjunto de la OMS, El Programa Medioambiental de las Naciones Unidas (PMNU), y la Organización Internacional de Trabajo, concluyó que:

“Aunque está claro que ciertos productos químicos medioambientales pueden interferir con los procesos normales hormonales, las pruebas son debiles que la salud humana haya sido afectado negativamente por exposición a productos químicos activos endocrinos.  Sin embargo, hay suficientes pruebas para concluir que efectos adversos mediados endocrinos han ocurrido en algunos especies de vida animal.  Estudios en laboratorio han apoyado estas conclusiones.”

El documento, además concluyó que había una necesidad para un estudio más profundo.

Este informe más reciente de la OMS del 2012, ha descubierto que nuestra salud está siendo afectada gravemente por productos químicos encontrados en cada hogar que puede causar cáncer de mama, asma, infertilidad y defectos de nacimiento.  Los llaman compuestos perturbadores endocrinos (PE) y se encuentran en la composición de juguetes para niños pequeños, suelos de PVC, tableros de coches, y tarjetas de crédito.  La OMS incluso ha sugerido que puede que sea necesario prohibir estos PE para proteger las generaciones futuras.

El informe del 2012 declara que es “razonable sospechar” que las sustancias químicas llamadas ftalatos, dañan la fertilidad feminina y también las vincularon al aumento en las incidencias de enfermedades infantiles incluyendo la leucemia.

Otro sospechoso principal químico es el bisfenol A, que se encuentra en muchos productos de uso cotidiano tales como latas y gafas de sol.

Se opina que estos compuestos artificiales interfieren con las hormonas naturales que son claves para nuestro crecimiento, desarrollo y salud general, de ahí viene el nombre “perturbadores endocrinos” (PE).

La OMS también ha declarado que hay “pruebas muy fuertes” en animales que estos compuestos en animales pueden interferir con las hormonas tiroideas – que puede causar daños cerebrales, inteligencia atrofiada, déficit de atención con hiperactividad y autismo.

“Pruebas significativas” también existen vinculando el cáncer de prostata a las pesticidas agrícolas, y algunas pruebas vinculando la exposición durante el embarazo a sobrepeso en bebés y niños y vínculos potenciales al cáncer de mama.

El informe ahora declara que los productos químicos son una amenaza global, los autores de este informe del 2012 dicen que los humanos y animales están expuestos a cientos de compuestos, muchos de los cuales no han sido identificados aún ni han sido estudiados adecuadamente.  Algunos de estos compuestos pueden ser inhalados con el polvo, otros entran en nuestro cuerpo a través de nuestra comida o simplemente por chupar un dedo.

Este nuevo informe es el más exhaustivo hasta la fecha.  No solo estudió un compuesto químico o una sola enfermedad, sino evalúa todas las pruebas.

“Los sistemas diversos afectados por los productos químicos perturbadores endocrinos probablemente incluyen todos los sistemas hormonales, desde los que controlan el desarrollo y la función de los organos reproductivos hasta los tejidos y organos que regulan el metabolismo y la saciedad.

“Los efectos en estos sistemas pueden llevar a la obesidad, la infertilidad o fertilidad reducida, dificultades en el aprendizaje y en la memoria, diabetes en le edad adulta o enfermedad cardiovascular, además de una variedad de otras enfermedades:”

Lo que es aún más preocupantes es que el informe advierte que los productos químicos estudiados hasta ahora por los científicos puede que sean solo la “punta del iceberg”.

El papel clave de las hormonas en el desarrollo de los tejidos y los organos significa que los bebes aún por nacer y los niños son los más vulnerables.  El informe también declara que el aumento en algunas condiciones es demasiado rápido para echar la culpa a la genética solamente.

“La prevalencia de asma pediatrico ha doblado en los últimos 20 años y ahora es la causa número uno de hospitalizaciones infantiles y falta de asistencia a clase.  Ciertos defectos de nacimiento, tales como los de los organos reproductivos masculinos están en aumento.  La incidencia de Leucemia pediátrica y cáncer cerebral han aumentado, además de la incidencia de cáncer de testículos.  Estas son estadísticas demoledores.”

 La Dra. María Neira, Directora de la Salud Pública y Medioambiente en la OMS, dijo, “Los resultados últimos demuestra que comunidades por todo el mundo están siendo expuestos a productos químicos perturbadores endocrinos y sus riesgos asociados.  Todos tenemos la responsabilidad de proteger a las generaciones futuras.”

La Unión Europea (UE) está intentando restringir la regulación de los productos químicos perturbadores endocrinos.  La OMS también declara que los animales están también en riesgo y pide mucho más investigación sobe estos productos químicos y sus efectos y también puede haber una necesidad de prohibirlos y restringirlos.

FTALATOS:
Utilizados para hacer el plástico más blando y en cosmética para mejorar la textura, se encuentran a menudo en los juguetes, suelos de PVC, cortinas de ducha y tarjetas de crédito.  En la UE, ftalatos están prohibidos en cosméticos pero pueden ser encontrados en productos producidos fuera de la UE.

Estudios han demostrado un vínculo entre los ftalatos y el diabetes, asma, y defectos en los organos reproductivos masculinos que podrían afectar la fertilidad.  Los activistas aconsejan elegir suelos de madera natural, juguetes de metal y madera para los niños y mamparas de cristal en lugar de cortinas de ducha.

Si no se puede evitar el plástico, se aconseja las variedades más rigidas ya que deberían tener un contenido menor de ftalatos que las versiones más blandos.

BISFENOL A:

Este es un componente básicos de muchos plásticos comunes y se encuentra en una gran variedad de productos del hogar tales como; cubiertos, cajas de CDs, y gafas de sol.  Recientemente se ha prohibido su uso en biberones pero todavía se puede encontrar en los recibos de las cajas registradoras y el foro de las latas.

Bisfenol A ha sido vinculado a problemas de fertilidad, cáncer de mama, cáncer de prostata i enfermedad cardiovasular.

RETARDANTES DE FUEGO BROMADOS:
Estos químicos están vinculados a una larga lista de problemas de salud tales como; hiperactividad, dificultades en el aprendizaje, recuentos bajos de espermatozoides y dificultades de concebir.

Se encuentran de los sofás, y otros muebles y decoraciones blandos, moquetas, alfombras, carcasas de ordenador, reproductores de DVD y teléfonos moviles.

También en la lista de los peligrosos son los PCBs, químicos vinculados con el cáncer de hígado, y problemas de fertilidad masculinos.

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario