Dormir bien es esencial para la salud.

Todos sabemos que la dieta y el ejercicio son esenciales para la salud óptima, pero dormir bien también puntúa muy alto en la lista – ahí arriba con el ejercicio y la dieta.

Un estudio nuevo, liderado por el experto en sueño el Profesor Dirk-Jan Dijk de la Universidad de Surrey Reino Unido, y publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias), dice que:

“La falta de sueño está cada vez más reconocida como contribuyente a un abanico amplio de problemas de salud.

“Multiples estudios han demostrado que la duración insuficiente de sueño – definido en la mayoría de los estudios como menos de seis horas – está asociada con resultados negativos para la salud tales como todas las causas de mortalidad, obesidad, diabetes, enfermedad cardiovascular y deterioro de la vigilancia y la cognición.”

Durante este pequeño estudio, los investigadores estudiaron la actividad genética en 26 voluntarios con falta de sueño.  Descubrieron que la falta de sueño tuvo un impacto sobre más de 700 genes.  Algunos de estos genes disminuyeron su actividad, mientras otros incrementaron su actividad.  Los genes afectados incluyeron aquellos asociados con el buen funcionamiento del “reloj corporal”, metabolismo y las respuestas inmunes y de estrés.

Durante el estudio, los voluntarios fueron sometidos a un periodo de restricción de sueño – 1 semana de menos de seis horas de sueño por noche.  Al final de este periodo de restricción, tuvieron que mantenerse despiertos durante 40 horas mientras se tomaron muestras de ARN cada 3 horas.

ARN es el mensajero químico que transporta las instrucciones codificados de los genes a las células.  ARN puede ser utilizado para medir la actividad genética.

Después, se permitió a los voluntarios dormir hasta 10 horas por noche durante una semana y otra vez, al final de la semana, se tomaron muestras de ARN cada 3 horas durante un periodo largo de desvelo.  Se compararon los resultados de las dos semanas diferentes de ARN.

Los científicos notaron que “El sueño obtenido durante el periodo de restricción no fue suficiente como para mantener un estado de alerta o de rendimiento.”

No parece mucha información después de lo que tuvieron que pasar los voluntarios!

Sin embargo, 1 de cada 3 Británicos está aguantando con solo 5-6 horas de sueño por noche.  Casi la mitad de los Británicos dicen que el estrés o las preocupaciones les quitan el sueño por la noche, según un informe publicado el 1 de marzo de 2013 por The Sleep Council (El Consejo del Sueño).

Más de 5000 personas fueron entrevistadas sobre sus hábitos de sueño en el Great British Bedtime Report (Informe sobre la hora de acostarse de Gran Bretaña).  Se descubrió que el Británico medio consigue unas 6 horas y 35 minutos de sueño por noche.  Las investigaciones sugieren que siete horas y medio de sueño por noche son óptimas para una buena salud.

Los científicos de la Universidad de Surrey han declarado que con solo siete días de un sueño pobre puede alterar cientos de genes asociados con el estrés, inmunidad e inflamación.

El Dr. Chris Idzikowski, Director del Centro para el Sueño de Edimburgo, dijo que un empeoramiento en los hábitos del sueño eran un motivode preocupación “significativo”.

“El sueño interrumpido no solo impacta sobre la calidad de vida pero existe un riesgo incrementado de aumento de la presión arterial, ataques al corazón y apoplejías.  Muchos estudios en los últimos años han concluido que existe una tasa de mortalidad incrementada asociada con menos de 5 horas y media de sueño por noche y más de nueve horas y media.

“Aún no está claro porqué, pero un deterioro en la habilidad de pensar de las personas puede ocurrir después de tan solo una noche de sueño pobre.”

El dijo que las tasas crecientes de obesidad pueden tener algo de la culpa de problemas asociados impidiendo que aquellas personas afectadas duermen mal y a menudo sus parejas también.

Según un estudio del 2004, las personas que duermen menos que 6 horas por noche tenían un 30% más de posibilidad de padecer obesidad que aquellas personas que durmieron de 7 a 9 horas.

También parece haber una vinculación entre el sueño y los péptidos que regulan el apetito.  El grelin estimula el hambre y la leptina señala al cerebro la saciedad, que suprime el apetito.  Se asocia menos sueño con menos producción de la leptina y producción incrementada del grelin.  Esto significa que la falta de sueño parece estimular la sensación de hambre y también los antojos para alimentos altos en grasa y hidratos de carbono.

La crisis económica actual tampoco ayuda.  Nuestros niveles de estrés han subido mucho,  las personas que han perdido sus empleos no duermen y otras personas que temen perder sus trabajos no pueden conciliar el sueño por la noche.  El 47% de los entrevistados en el Informe del Consejo del Sueño dijeron que el estrés o las preocupaciones les mantenían despiertos por la noche.  Esta cifra fue mucho más alta para las mujeres (54%) y para los solteros (57%).  Los hombres puntuaron en el 40%.

Es estudio descubrió que el 22% de los Británicos no consiguen dormir bien la mayoría de las noches y que los hombres suelen dormir mejor que las mujeres con un 30% durmiendo bien en comparación con el 22% de las mujeres.

La falta de sueño también puede afectar como interpretamos las cosas, que conlleva a alteraciones en el juicio ya que puede que no evaluamos con certeza las situaciones o tomar las decisiones apropiadas.

Las personas que sufren falta de sueño tienen la tendencia de falta de criterio a la hora de evaluar que efecto les está teniendo la falta de sueño.  Los especialistas del sueño dicen que si crees que vas bien durmiendo menos, es muy probable que estas equivocado.  Los estudios demuestran que con el paso del tiempo, las personas que duermen 6 horas por noche en lugar de 7-8 horas, empiezan a sentir que se han adaptado a la falta de sueño, pero las pruebas de agudeza mental y rendimiento demuestran que no es así y que están perdiendo facultades.  Esto demuestra que en la falta de sueño llega el momento en que perdemos el contacto con la realidad en cuanto a como estamos de alterados.  Por lo tanto, si tu profesión depende de tu capacidad de evaluar tu nivel de funcionamiento – puede que se presenta un problema grave.

También se ha probado que el tipo de luz emitido por las televisores, smartphones y tablets, impiden que el cerebro entienda que es hora de dormir.  Por lo tanto se aconseja mantener este tipo de dispositivos fuera del dormitorio.  Si te encuentras en la cama y sin poder conciliar el sueño, los expertos aconsejan levantarse de la cama y sentarse en una silla a leer o a realizar alguna tarea relajante y cuando empiezas a sentir somnolencia, volver a la cama y realizar alguna técnica de relajación para conciliar el sueño.

Recuerda, el sueño es muy importante a todos los niveles.  ¿Duermes bien? ¿Que haces cuando no puedes dormir?

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

 

 

Deja un comentario