Cultivar tus propios alimentos... vivas donde vivas...

Es consistentemente más y más difícil encontrar verduras y frutas orgánicas, con facilidad y a un precio razonable, o por lo menos es así en muchos países.  Otras personas con suerte, como los Americanos, tienen Mercados de Granjeros en la mayoría de las ciudades, algo que debería ser promocionado en todas las principales ciudades en el mundo desarrollado.  Porqué solo en los países desarrollados?  Pues ahí es donde nuestra dieta y nuestra salud está sufriendo en favor a la accesibilidad a todas las verduras y frutas todo el año en lugar de las de estación, y producción en masa para cumplir con la demanda que significa que la mayor parte de nuestras verduras y frutas están siendo recolectadas antes de tiempo y guardadas en frio hasta llegar al consumidor.  Las tratan con grandes cantidades de pesticidas para que la cosecha sea viable en la mayor cantidad posible – todas estas pesticidas acaban en nuestros organismos cuando las consumimos.  Y no me hagas hablar de los productos geneticamente modificados y la falta de etiquetado para estos productos.

Hoy en día sabemos muy poco sobre los alimentos que estamos consumiendo y los efectos potenciales que puedan tener sobre nuestra salud.  Nuestros estilos de vida nos empujan a tener las cosas cómodamente por encima de nuestra salud.

Los precios de los alimentos orgánicos están muy por encima, en comparación, de los alimentos producidos en masa y las personas están empezando a intentar cultivar sus propias verduras y frutas.  Yo he tenido una huerta durante los últimos 6 años, como una jardinera sin experiencia, suelo dejarla huerta para los meses de primavera y verano ya que me da un poco de miedo intentarla durante los meses de invierno por falta de un invernadero y el hecho que donde vivimos nosotros las temperaturas bajan de 0ºC en invierno.  Pero este año he propuesto que lo voy a intentar mantenerla después de la bonanza de productos orgánicos que salen de mi huerta durante el verano.  Yo cultivo: patatas, lechugas, tomates, judías verdes, pimientos, cebollas, berenjenas, puerros, calabacines, calabazas, pepinos y estoy intentando cultivar fresas, aunque los pájaros suelen comerlas antes que yo!

Mi marido estaba muy escéptico el primer año que dije que iba a plantar una huerta.  No le gusta mucho

comer verduras y prefiere ensaladas como su aporte de “verde”, y solo come fruta si está limpia, pelada, y cortada en trozos.  Entonces, casi di saltos de alegría la primera vez que le di productos de nuestro jardín y admitió felizmente que nunca había probado nada igual!  A menudo hago Pisto, hecho con calabacines, pimientos, cebolla, y tomates de nuestra huerta – le encanta y cada año tiene tantas ganas como yo de poder comer nuestros propios productos, incluso el riega la huerta por las tardes cuando no está de viaje y también cree que deberíamos hacer un proyecto de invernadero para poder extender nuestros cultivos a invierno también.  Entonces, si el se puede convencer, a lo mejor vosotros también!

Ahora, admito que tenemos suerte, tenemos un jardín con bastante espacio para una huerta y los niños todavía tienen un montón de sitio para jugar sin destrozar los tomates – ojalá pudiera conseguir que el perro dejara en paz a las plantas – por lo visto, mis verduras son tan buenas que hasta el perro las come!

Muchas personas no tienen un jardín, y muchas personas que viven en ciudades no tienen ni siquiera una terraza o balcón donde podrían cultivar sus propios alimentos – o eso piensan.  SIn embargo, realmente no necesitas mucho espacio para tener tu propia huerta en casa.  A lo mejor te sorprende cuánto producto puedes conseguir de unas pocas plantas.  A menudo tengo tantas que al final lo regalo a amigos y vecinos y acabo haciendo tomate frito y preservandolo para el resto del año.

Uno de los requerimientos para que tus verduras crezcan bien es luz solar, mientras tienes una habitación soleada, terraza o balcón donde las puedes poner, estas listo para empezar.  Ten cuidado en países calorosos como España, donde el calor del verano puede perjudicar las plantas si están en una terraza de suelo de cemento o balcón, puede llegar a ser demasiado caloroso, es mejor si tienes un sitio que también haga sombra y las puedes mover ahí con facilidad.  Una buena idea para esto es utilizar plataformas o bases para los contenedores con ruedas para facilitar su movimiento.  Necesitarás contenedores de unos 25cm de ancho y unos 30cm de profundos – cuanto más grande mejor ya que necesitan espacio para crecer.  Tienes que asegurar que los contenedores que utilizas tengan agujeros en el fondo para airear para evitar que se pudren las raíces.  También puedes ser creativo con los contenedores y hacer que sean parte de la decoración.

Los tomates son ideales para cultivar en casa, especialmente la variedad cherry ya que conseguirás
muchos de tan solo un par de plantas, pimientos también son buenos y las lechugas siguen produciendo una y otra vez mientras cortas la cabeza y dejas las raíces en la tierra.  Los calabacines necesitan mucho espacio ya que suelen ser plantas bastante grandes y no recomiendo calabazas ya que son plantas trepadoras y necesitarás mucho espacio… puedes hacer que crezcan por enrejados  y subir en vertical para ahorrar en espacio.  Muchas personas están utilizando cestas colgantes para cultivar verduras hoy en día, y por lo tanto economizan el espacio, incluso se pueden crecer boca abajo!  Otra manera de economizar el espacio es utilizar las paredes!  Si, incluso hay verduras que crecen en vertical – pero recomiendo que sean paredes exteriores!

Entonces, quien se anima a intentarlo?  Me gustaría saber tu experiencia con tu huerta.

Enlaces de interés:

Huerto Urbano
https://www.facebook.com/proyectohuertaurbana

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario