No debes fiarte de los pirámides de alimentación

Llevamos viendo los típicos pirámides de alimentación desde hace décadas.  El primer pirámide se publicó en Suecia en el año 1974.  Sin embargo, el pirámide más conocido es el que fue introducido por el United States Department of Agriculture (USDA) (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) en 1992 (en el imagen a la izquierda), fue actualizado en el 2005 y sustituido en el 2011 por “mi plato” una versión del pirámide ligeramente mejorado.

Muchos expertos nutricionales, como el Nutricionista de Harvard Dr. Walter Willett, creen que el pirámide de 1992 no refleja los últimos avances en dietética.  Técnicamente, el pirámide permitía combinaciones dietéticas que han sido asociadas a la enfermedad cardiovascular: 3 tazas de leche entera y una hamburguesa de 230g al día – por ejemplo.

El grupo de las grasas está en la cima del pirámide con una advertencia de comer lo mínimo posible, esto en si es problemático.  Si tomaras el pirámide al pié de la letra pensarías que debes evitar este grupo de las grasas a toda costa – pero esto podía provocar serios problemas de salud.  La grasa es imprescindible para mantener una salud óptima.  Investigaciones han demostrado que las grasas insaturadas ayudan en la perdida de peso, reducen el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, bajan el nivel de azúcar en sangre e incluso bajan el colesterol.  Se puede encontrar este tipo de grasas en el aceite de oliva, frutos secos, marisco, y aguacates.  También de hacen sentir más lleno durante más tiempo, y ayudan a mantener niveles estables de azúcar y ayudan en la función cerebral.

Sin embargo, una de las partes más preocupantes del pirámide publicado por el USDA es la parte más ancha abajo del todo que sugiere que deberíamos comer cereales, pasta y panes a pesar de las evidencias que demuestran que los cereales se convierten en azúcar una vez consumidos y por lo tanto promocionan la acumulación de grasa y potencian la resistencia a la insulina y enfermedades relacionadas incluyendo la diabetes, enfermedad cardiovascular y cáncer.

Entonces, porqué cereales?  Su cultivación resulta barata y fácil y son baratos y faciles de comprar, puedes dar de comer a muchas personas con un coste mínimo con cereales en comparación con el coste de cultivar verduras o criar ganado.

Las grasas saturadas siempre han tenido mala prensa, pero existen cada vez más evidencias que las grasas saturadas son increíblemente sanas, nutritivas, y completamente naturales que nosotros los humanos hemos estado consumiendo con beneficios positivos durante generaciones.  Cuando se incluyen las grasas saturadas en la dieta, aportan mucha energía y te dejan con sensación de satisfecho durante más tiempo que previene que comas más de lo necesario.  También son necesarias para la asimilación de las vitaminas solubles en grasa tales como las vitaminas A, D, E y K y también son necesarias para la asimilación de muchos procesos biológicos. (Para más información sobre este tipo de grasas puedes ver mi post La Verdad sobre las Grasas Saturadas).

El Dr. Mercola ha diseñado un nuevo pirámide de alimentación basado en las ciencias nutricionales –

que promocionaría una salud óptima.  El cree, y estoy de acuerdo con el, que el pirámide del USDA está basado en los subsidios agrícolas y esfuerzos de cabildeo de la industria.  Su pirámide es como si pusiéramos el del USDA boca abajo.  El destaca las grasas saludables y las verduras como la parte más ancha abajo del todo – la base de lo que deberíamos estar comiendo.  El 50% de lo que comemos a diario debería ser compuesto por grasas saludables y verduras tales como aguacates, aceite de coco, frutos secos y mantequilla cruda.  Las verduras deberían representar la mayor parte de lo que comemos cada día, son bajas en calorías pero altas en un número grande de nutrientes imprescindibles.

Después sugiere las proteínas de alta calidad, seguidas por una cantidad moderada de frutas.  Porqué tan pocas frutas?  Muchas frutas son altas en fructosa, el azúcar natural de la fruta y el Dr. Mercola preferiría que nos mantuviéramos lo más lejos posible de la fructosa.  Aquí no puedo estar totalmente de acuerdo con el Dr.  Si, si comes muchas frutas altas en fructosa es posible que tengas que enfrentarte a algún problema de salud, sin embargo, el problema principal de Mercola parece ser el jarabe de maíz alto en fructosa que ha sido altamente procesado y es completamente diferente a la fructosa natural de las frutas.  El cuerpo humano tiene capacidad de digerir la fructosa natural de la fruta, como con todo – la clave es moderación!  Existen muchas tablas en Internet que demuestran el contenido en fructosa de cada fruta.  Mi consejo sería mantener las frutas altas en fructosa a un mínimo, y preferiblemente por las mañanas para darte un aporte de energía, y las frutas más bajas en fructosa por las tardes/ noches cuando no necesitas tanta energía.

Finalmente, en la parte más alta del pirámide de Mercola encontrarás a los cereales y azúcares.  Esta parte podría ser eliminada por completo de tu dieta y el asegura que tu salud se beneficiará enormemente si decides hacerlo – y aquí vuelvo a estar de acuerdo con el.

Salvo la parte de la fructosa, estoy totalmente de acuerdo con el pirámide de Mercola.  Si hablas inglés recomiendo el articulo que el ha escrito sobre el tema: El artículo de Mercola.

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario