Realmente sabes lo que hay en tu comida?

Hoy en día es cada vez más difícil saber que hay exactamente en la comida que consumimos.  La industria alimenticia parece estar empeñada en llenar nuestra comida con una variedad amplia de aditivos, colorantes y sabores artificiales que son dañinos en el mejor de los casos y muy peligrosos en el resto.  El único beneficio que se obtiene de todo esto es enteramente para la industria y significa que sus productos duran más en las estanterías del supermercado y son más “sabrosos”.

Sabores Naturales:

Probablemente estas pensando que con estos no pasa nada ya que pone “natural”, que llevaría a cualquier persona del público general a pensar que no perjudican al ser humano.  Sin embargo, no se diferencian en gran cosa los sabores naturales de los artificiales.  Ambos naturales y artificiales están sintetizados en los laboratorios y a menudo utilizan hexano – un componente tóxico de la gasolina.  El FDA no requiere que los ingredientes traza aparezcan en las etiquetas de los productos, entonces las fuentes a menudo son un misterio para los consumidores.

Algunos sabores naturales contienen ingredientes perfectamente inofensivos tales como especias o extracto de tamarindo.  Sin embargo, también existen componentes ofensivos como es castoreo, o las excreciones de una glándula cerca del “trasero” del castor (si el animal).  Glutamato Monosódico, o MSG, sorprendentemente se encuentra a menudo de los alimentos orgánicos.  MSG es un potenciador del sabor y ha sido vinculado con la obesidad y problemas de comportamiento, a menudo se esconde en la etiquetas bajo las palabras “extracto de levaduras” o “aislado de proteína de soja”.

Colorantes Artificiales:

Para hacer que los alimentos y bebidas tienen una apariencia más atractiva y más saludable, se utilizan colorantes alimentarios sintéticos derivados del petróleo.  La FDA requiere que los fabricantes de alimentos pongan en las listas de ingredientes todos los colorantes artificiales tales como Azul 2 o Amarillo 6, además de dos colorantes alergénicos: carmín y extracto de cochinilla, fabricados a partir de insectos.  Sin embargo, se permiten listar otros colorantes como “colorantes artificiales”, “color añadido”o terminología similar.  Lo que si sabemos, es que muchos colorantes artificiales han sido vinculados con hiperactividad y el trastorno de déficit de atención y también por ser cancerígenos.  En un informe publicado en 2010, el Centro para la Ciencia en el Interés del Público afirmó que muchos de los colorantes alimenticios no han sido estudiados para su seguridad, sin embargo están utilizados ampliamente y muchas veces evitados en las listas de ingredientes.

Paquetes de Sabor:

Yo no había oído hablar de esto hasta hace poco.  En general fabricados desde la pulpa, corteza y esencias sintetizados de las naranjas, los paquetes de sabor se utilizan para revigorizar el zumo de naranja pasteurizado después de estar almacenado hasta UN AÑO en contenedores sin aire.  A lo largo de 30 años, los fabricantes han usado los paquetes de sabor para recuperar el sabor perdido durante el almacenamiento del zumo.  Sin embargo, debido a una escapatoria en los leyes del etiquetado de la FDA, a menudo encontrarás las palabras “100% natural” en la etiqueta.  La formulas para los paquetes de sabor son del propietario, que significa que los consumidores tienen poca por no decir ningún idea de lo que están bebiendo.  Si quieres zumo, hazlo tu mismo en casa y bébelo directamente antes de que pierda sus vitaminas y se fermenta el azúcar.

GMOs (Organismos Genéticamente Modificados):

Estos parecen estar “de moda” últimamente pero no por nada bueno.  Todos sabemos, o deberíamos saber, los peligros de los GMOs y el comportamiento despreciable de la empresa Monsanto y aquellos que apoyan el uso de GMOs en nuestros alimentos.  Se encuentran GMOs en el 80% de los alimentos procesados en EEUU y se producen cuando los genes de una planta o animal están insertados en otra planta o animal para producir cambios deseables.  Casi el 90% del maíz, canola, haba de soja y remolacha azucarera han sido modificado genéticamente.  Si añades eso a los productos lácteos obtenidos de las vacas que han sido tratados con la hormona genéticamente modificado rBGH, y la carne y huevos obtenidos de animales alimentados con pienso genéticamente modificado entonces no hay fin a nuestra exposición a este negocio valorado en billones de dólares.   Billones de dólares para Monsanto claro está.

No existen estudios a largo plazo sobre GMOs, y los pocos estudios a corto plazo indican preocupaciones serias relacionadas con la infertilidad y problemas del sistema inmune.  Si quieres evitar los alimentos GMOs, tienes que comprar productos, lácteos y carnes con la etiquetas estipulando que sean organicos (sigue el link para una lista).

Bisfenol A (BPA)

Ahora puede que recuerdas un post anterior mío de Febrero de 2013 sobre los peligros que se encuentran en el hogar.  Este post incluía una sección sobre el bisfenol A (BPA) que es un endurecedor del plástico utilizado en el recubrimiento interior de las latas, botellas de plástico y los recibos de las cajas registradoras.  Se ha vinculado el BPA con tasas incrementadas de enfermedad coronaria, cáncer y , aunque no lo creas, disfunción sexual, desgraciadamente los niños tienen un mayor riesgo frente a este producto.  Sin embargo, hay (en EEUU) empresas que han empezado a retirar el BPA de sus productos como: Natural Factor, Native Forest y Eden Organic.  Por desgracia no he podido encontrar una lista para empresas en España pero si quieres, puedes ver más información en estos links:

Como Identifica Productos Libres de Bisfenol A
Campaña Hogar sin Tóxicos

Por desgracia en marzo de 2012, la FDA rechazó una petición del Consejo de la Defensa de Recursos Naturales que pedía una prohibición en los productos que contienen BPA, la FDA determinó que “no existe pruebas científicas convincentes para justificar nuevas restricciones”.  Mientras tanto, casi todos los Americanos tienen trazas de BPA en sus muestras de orina.

Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud.  Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario