Y somos más gordos y más enfermos...

Somos lo que comemos.  Es un hecho.  Y, en general, el mundo desarrollado está más gordo y más enfermos que nunca.  Incluso con la cantidad de información gratuita sobre como comer saludablemente, aun seguimos comiendo lo que no debemos.  Mucho de esto tiene que ver con que la gente simplemente no quiere esforzarse en preparar comida sana y se apoyan en pedir comida a domicilio y los restaurantes de comida rápida.  También se puede echar la culpa a los gobiernos que con sus pirámides y platos como guías para una dieta saludable basados completamente en hidratos de carbono que solo engorda el problema de peso y no nos van a hacer saludables ni por accidente!  Añade a todo esto el bombardeo constante de marketing por parte de la industria alimenticia que nos dice que tenemos que estar comiendo McDonald’s, Burger King y KFC a todas horas y si eres “cool” beberás CocaCola, Pepsi, Monster y Red Bull.

Kris Gunnars, un investigador de nutrición, estudiante de medicina y entrenador personal en AuthorityNutrition.com, ha compilado una serie de gráficos que aparecen demostrar la correlación directa entre los cambios en la dieta de occidente y la actual epidemia de obesidad que parece estar fuera de control.

Kris Gunnars dice, como lo han hecho muchos otros como Zoe Harcombe e incluso yo misma, que el consumo de azúcar ha incrementado dramáticamente en los últimos 160 años y nuestras dietas han cambiado el tipo de grasas que estamos comiendo y estamos consumiendo muchos más alimentos procesados que nunca.

Gunnars también cree que existen otros factores contribuyentes tales como que ha bajado el consumo de huevos y el cambio de mantequilla a margarina.

En su página web dice:

“Existen evidencias inmensas que he encontrado que está totalmente contradictoria a lo que recomiendan los gobiernos y dietistas por todo el mundo.  La dieta moderna es el culpable de que personas por todo el mundo están más gordos y más enfermos que nunca.

“Por donde van los alimentos modernos procesados, los siguen las enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiaca.

“Los estudios lo demuestran claramente… cuando las personas abandonan su relación tradicional con los alimentos a favor de lo alimentos modernos procesados, altos en azúcar, harinas refinadas y aceites vegetales, se enferman.”

La primera guía dietética para los Norte Americanos fue publicado en 1977, casi al mismo tiempo que empezó la epidemia de la obesidad.

“Por supuesto, existen muchas cosas que contribuyen a estos problemas de salud, pero los cambios en la dieta son los factores más importantes.

“La primera guía dietética para los Norte Americanos fue publicado en 1977, casi al mismo tiempo que comenzó la epidemia de la obesidad (1983 en UK).

“Por supuesto, esto no prueba nada (la correlación no igual a  causa), pero es de sentido común que esto podría ser más que una sola coincidencia.

“El mensaje anti-grasa esencialmente culpó a las grasas saturadas y al colesterol (inofensivos), mientras daba paso libre al azúcar y los hidratos refinados (muy poco saludables).

“Desde que se publicó la guía, se han llevado a cabo muchos estudios masivos sobre la dieta baja en grasas.  No previene mejor la enfermedad cardiaca, la obesidad o el cáncer que una dieta estándar de occidente, que es la dieta más dañino para la salud que existe.

“Por alguna razón my extraña, todavía nos aconsejan seguir este tipo de dieta, aunque los estudios demuestran que es completamente inefectivo.”

AZÚCAR

“Los habitantes de los países de Occidente están consumiendo cantidades masivas de azúcares refinados, alcanzando unos 76kg al año en algunos países.  Esto suma a más de 500 calorías de azúcar al día.

“Las fuentes varían sobre las cifras exactas, pero está claro que estamos consumiendo mucho más azúcar que nuestros cuerpos pueden asimilar.

“Estudios humanos controlados demuestran que grandes cantidades de azúcar pueden llevar a problemas metabólicos graves, incluyendo resistencia a la insulina, síndrome metabólico, colesterol y triglicéridos elevados – nombrando solo unos pocos.

“Se cree que el azúcar añadido es uno de los impulsores principales de enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiaca e incluso el cáncer.”

Según Zoe Harcombe, autora de La Epidemia de la Obesidad: Que la causó?  Como podemos pararla? está de acuerdo con Kris Gunnars, ella dice:

“El gráfico del Reino Unido es muy parecido a este gráfico.  Hace un poco más de 200 años tomábamos 1.8 – 2.2 kg de azúcar al año; a mediados del siglo 19, esto se había incrementado 5 veces hasta unos 11.3kg al año; ahora tomamos más o menos 45.4kg al año.”

CONSUMO DE ZUMOS DE FRUTAS

“De todos los fuentes de azúcares en la dieta, bebidas endulzadas con azúcar son los peores.  El zumo de frutas no es mejor tampoco – contiene una cantidad similar de azúcar que los refrescos.” Explica Gunnar.

“Tomar azúcar en forma líquida es muy dañino.  Los estudios demuestran que el cerebro no “registra” las calorías de azúcar líquido de la misma manera que las calorías de alimentos sólidos, que puede incrementar la ingesta total de calorías.

“Un estudio descubrió que en niños, cada porción diaria de bebidas endulzadas con azúcar está vinculado a un riesgo incrementado en el 60% de obesidad.”

Zoe Harcombe añade que: “El Reino Unido tiene un imagen similar.  Las cifras demuestran que las bebidas endulzadas con azúcar han incrementado su consumo desde 512ml por persona a la semana en 1975 a 1.142ml por persona a la semana en el 2005.”

INGESTA CALÓRICA 

“Aunque los fuentes varían sobre las cifras exactas, está claro que la ingesta calórica ha incrementado dramáticamente en los últimos décadas.

“Hay muchos motivos complicados por esto, incluyendo el incremento de alimentos procesados y el consumo de azúcar, disponibilidad incrementada de alimentos, marketing más agresivos hacia niños, etc..”

De hecho, según Zoe Harcombe, las cosas eran diferentes en el Reino Unido; “En 1975 estábamos consumiendo 2,290 calorías por persona al día – pero en 1999, esto había bajado a 1,690 calorías por persona al día.  Sin embargo hay un número incrementando de personas con sobrepeso o obesidad.”

Mi opinión sobre esto es que depende del tipo de calorías que estas consumiendo.  El cuerpo humano no utiliza todas las calorías por igual, entonces menos calorías del tipo equivocado de alimentos puede causar más daño que muchas calorías de los alimentos buenos.

GRASAS AÑADIDAS

El tipo de grasa consumida también ha cambiado, con aceites favorecidos por encima de la mantequilla.

“Cuando los profesionales de la salud empezaron a culpar a la grasa saturada de la enfermedad cardiaca, el público abandonó las grasas tradicionales como la mantequilla, la manteca y el aceite de coco a favor de aceites vegetales procesados.

“Estos aceites a menudo son hidrogenados, que significa que son altos en grasas trans.  Muchos estudios han demostrado que estas grasa y aceites incrementan el riesgo de la enfermedad cardiaca, incluso si no son hidrogenados.

“Por lo tanto, el consejo erróneo de evitar las grasas saturadas i elegir aceites vegetales en su lugar puede haber ayudado en el incremento de la epidemia de la enfermedad cardiaca.” 

CONSUMO DE MANTEQUILLA Y MARGARINA

Gunnars dice que se ha “demonizado” la grasa saturada, resultando en que muchas personas hayan cambiado a margarinas poco saludables que contienen grasas trans que se han vinculado con la enfermedad cardiaca.

“Otro efecto secundario de la “guerra” sobre las grasas saturadas fue un incremento en el consumo de margarina.

“La margarina se fabricaba tradicionalmente con aceites hidrogenados, que son altos en grasas trans.  Muchos estudios demuestran que las grasas trans incrementan el riesgo de la enfermedad cardiaca.

“Mantequilla procedente de vacas alimentados con pastos contiene nutrientes que protegen contra la enfermedad cardiaca (como la Vitamina K2), por lo tanto, el consejo de sustituir la mantequilla cardio-saludable con margarina llena de grasas trans puede haber hecho mucho daño.”

EL PÚBLICO NO SABE QUE LA SOJA ES UNA DE LAS FUENTES MÁS GRANDES DE CALORÍAS

A menudo se utiliza el aceite de soja en los alimentos procesados baratos

“En los Estados Unidos, el aceite vegetal más consumido es el aceite de soja.  El aceite de soja suministró el 7% de las calorías en la dieta de EEUU en el año 1999, que es enorme.

“Sin embargo, la mayoría de las personas no tienen ni idea que están consumiendo tanto aceite de soja.  La mayor parte está en los alimentos procesados, que a menudo tienen aceite de soja añadido ya que es barato.

“La mejor manera de evitar el aceite de soja (y otros ingredientes desagradables) es evitar los alimentos procesados.”

HUEVOS

Los huevos han sido acusados injustamente de incrementar el riesgo de la enfermedad cardiaca, este hecho ha sido desmentido.

“Los huevos son de los alimentos con más nutrientes en el planeta.  A pesar de ser altos en colesterol, los huevos no aumentan el colesterol malo en la sangre.

“Por alguna razón, las autoridades sanitarias han recomendado que recortamos nuestro consumo de huevos, aunque no existen evidencias que los huevos contribuyen a la enfermedad cardiaca.

“Desde el año 1950, hemos bajado nuestro consumo de este alimento altamente nutritivo desde 375 a 250 huevos al año, una bajada del 33%.

“Esto ha contribuido a una deficiencia de nutrientes importantes como la colina, la cual el 90% de Americanos no están consiguiendo suficiente.”

ÁCIDO LINOLEICO

Demasiado ácido linoleico

“La mayor parte de las grasas Omega-6 que consumen la gente es un ácido graso llamado ácido linoleico.

“Los estudios demuestran que se incorpora este ácido graso a las membranas celulares y a los depósitos de grasa del cuerpo.  Estas grasas tienden a oxidarse, que daña las moléculas (como el ADN) en el cuerpo y puede estar incrementando nuestro riesgo de padecer cáncer.

“En otras palabras, el consumo incrementado de aceites vegetales procesados ha llevado a cambios estructurales dañinos en nuestros cuerpos.  Ese es un pensamiento que da mucho miedo.”

Fuentes:
Authority Nutrition
Zoe Harcombe

 Social Nutrition te puede ayudar a mejorar tu salud. Para pedir una cita presencial (Madrid) o online (Skype), manda un email a lucycarr@socialnutrition.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario