Cuidado es Halloween!

Ultimamente parece ser que los alimentos poco saludables están siendo vinculados con la función cerebral – y no para bien.  Hace poco escribí sobre como la comida basura te hace tonto.  Pues, con Halloween esta semana – le toca el turno al azúcar.

He hablado antes sobre el jarabe de maíz alto en fructosa o JMAF que, básicamente, es una forma química del azúcar, pero mucho más barato y mucho menos saludable.  Se ha asociado el JMAF no solo con la obesidad, diabetes tipo 2, el cáncer, etc., pero ahora también con la disfunción de la memoria y inflamación cerebral que lleva a la demencia entre otras cosas.

Estos hallazgos vienen de un estudio reciente liderado por Scott Kanoski y publicado en Hippocampus.  El estudio incluyó a 76 ratas adolescentes que fueron permitidos consumir grandes cantidades de unas soluciones que contenían azúcar o JMAF en concentraciones comparables con bebidas populares endulzados con azúcar, aquellas ratas experimentaron problemas de memoria y inflamación cerebral, y desarrollaron pre-diabetes.  Ratas adultas que fueron alimentados con las mismas bebidas azucaradas no desarrollaron los mismos problemas, tampoco los padecieron las ratas adolescentes que no consumieron azúcar.

Esto significa que los adolescentes tienen un mayor riesgo de sufrir problemas asociados con el consumo de JMAF que los adultos.

“El cerebro es especialmente vulnerable a las influencias dietéticas durante periodos críticos de desarrollo, como la adolescencia,” dijo Scott Kanoski, autor del estudio y profesor adjunto al Colegio Dornsife de Letras, Artes y Ciencias de USC.

El azúcar en grandes cantidades es tóxico para el cuerpo humano, sobre todo azúcares inflamatorios como JMAF.  El adolescente americano medio consigue un increíble 17% de sus calorías de los azúcares añadidos solamente.  Eso suma a casi 1/5 de su dieta de azúcares refinados inflamatorios.

JMAF también es responsable de provocar resistencia a la leptina.  La leptina es la hormona que nos ayuda a saber cuando hemos comido suficiente.  Esto lleva a comer más de lo necesario, niveles altos de glucosa en sangre, obesidad y diabetes.

Obviamente hay un plan de marketing enorme en practica para intentar convencer a los consumidores que el JMAF no está tan mal e incluso inofensivo – un mercado muy grande está en peligro y se puede entender como los fabricantes de JMAF están intentando proteger sus ingresos y hacer que su producto parezca saludable o por lo menos no tan peligroso.

Uno de sus mensajes es que JMAF es igual que el azúcar normal.  Sin embargo, no es así.  El Dr. Mark Hyman explica:

“JMAF y el azúcar de caña NO son bioquímicamente idénticos no son procesados de la misma manera por el cuerpo.  JMAF es un producto alimenticio industrial y muy lejos de ser “natural” o ser una sustancia que ocurre naturalmente.  Se extrae de los tallos de maíz a través de un proceso tan secreto que Archer Daniels Midland y Carghill no permitieron que el periodista de investigación, Michael Pollan, lo observara para documentar su libro El Dilema del Omnívoro.  Se extraen los azúcares a través de un proceso químico enzimático resultando en un nuevo compuesto biológico llamado JMAF.  Un poco de bioquímica básica te ayudará a entender esto.  El azúcar de caña normal (sacarosa) está compuesto de 2 moléculas de azúcar unidos firmemente juntos – glucosa y fructosa a partes iguales.  Las enzimas en tu tracto digestivo tienen que romper la sacarosa en glucosa y fructosa, que luego están absorbidas por el cuerpo.  JMAF también consiste de

glucosa y fructosa, no en un ratio de 50-50, pero en un ratio de 55-45 fructosa a glucosa en una forma no unida.  La fructosa es más dulce que la glucosa.  El JMAF es más barato que el azúcar por culpa de los subsidios al maíz de la ley agrícola del gobierno.  Los productos con JMAF son más dulces y mas baratos que los productos realizados con azúcar de caña.  Esto permitió que el refresco medio creciera de 236ml a 591ml (más o menos) sin coste financiero a los fabricantes pero si a coste humano en cuanto a incrementos en la obesidad, diabetes, y enfermedad crónica.  Ahora volvemos a la bioquímica.  Como no hay unión química entre ellas, no hace falta digerirlas entonces son absorbidas con más rapidez a la sangre.  La fructosa va directo al hígado donde desencadena la lipogénsis (la producción de grasas como triglicéridos y colesterol) por eso es la causa más grande de daños del hígado en este país y causa una condición conocida como “hígado graso” que afecta a 70 millones de personas.”

Entonces, is este Halloween vas a regalar caramelos a los niños, prueba comprar unos caramelos que no contienen JMAF.  Puede que no se dan cuenta, pero estarás haciendo un favor a los niños.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Madrid) o online (Skype), mandame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario