Alta en grasas - baja en hidratos de carbono

Durante décadas nos han dicho que una dieta alta en hidratos de carbono y baja en grasas es la manera correcta de comer Y perder peso.  Sin embargo, durante décadas, los pacientes que han recibido este tipo de consejo para perder peso (NO por mi), se han quejado que su dieta no funciona.  El punto de vista de la mayoría de los médicos es, “Algo estás haciendo mal.”

He estado hablando de esto durante años y he escrito muchos posts sobre  que las dietas altas en hidratos de carbono no funcionan y que la grasa NO ES PELIGROSA.

Entonces… aquí hay otro post!

Uno de los problemas de salud más grandes de nuestro tiempo es la resistencia a la insulina.  Dos tercios de la población del Reino Unido tiene resistencia a la insulina.  La resistencia a la insulina está vinculada a la diabetes tipo 2 y la obesidad.

La razón de que todo esto está conectado es muy simple:

Cuando una persona come hidratos de carbono, el cuerpo los convierte en glucosa.  Se utiliza la glucosa para energía, pero para que el cuerpo utilice la glucosa para energía, la glucosa tiene que pasar de la sangre a las células y para poder hacer esto el páncreas tiene que secretar insulina.

Se puede compara la insulina a una llave – encaja perfectamente en la pared de la célula permitiendo que la glucosa acceda a las células, y así producir energía.  Sin embargo, si una persona tiene resistencia a la insulina entonces la llave no encaja bien.  Cuando esto ocurre, el páncreas tiene que secretar más insulina.  El problema es que la insulina realmente es una hormona que promociona el aumento de peso que incrementa el almacenamiento de grasas.  Entonces, si una persona tiene resistencia a la insulina entonces tiene sentido que tengan dificultades de perder peso si su páncreas tiene que sobre producir insulina.

Aquí es dónde entran es escena las dietas altas en grasas.

La grasa, especialmente las grasas saturadas, han sufrido mucha mala prensar durante décadas.  Según la mayor parte de los consejos dietéticos, deberías evitar los alimentos altos en grasas – sobre todo los de grasas saturadas, o morirás por enfermedad cardiaca.

Una cosa que no te cuentan es que el cuerpo humano necesita grasa.  Hay vitaminas que solo pueden ser absorbidas por el cuerpo en presencia de grasa.

Un estudio pequeño realizado en el Reino Unido recientemente por la Dra. Trudi Deakin, Dietista:

Les dieron la elección a más o menos 80 pacientes a acudir a uno de dos sesiones educativas sobre dietas, una el miércoles y la otra el viernes.

Los voluntarios que acudieron a la sesión del miércoles recibieron consejos sobre una dieta alta en grasas y bajas en hidratos de carbono.

El grupo que acudió a la sesión del viernes recibieron la charla estándar sobre dietas altas en hidratos de carbono y bajas en grasas.

Los voluntarios fueron pesados el día que recibieron la charla y otra vez después de 6 semanas a dieta.  Según la Dra. Deakin, los resultados fueron enfáticos:

El grupo del miércoles (alta en grasas – baja en hidratos de carbono) habían reducido su ingesta de hidratos de carbono desde el 48% de sus calorías diarias hasta un 14%.  Como consecuencia habían aumentado su ingesta de grasas desde el 32% hasta el 59% de sus calorías diarias.

Después de 6 semanas habían perdida una media de 2.8kg y su medida de cintura media había reducido en 3.1cm.

En comparación, el grupo del viernes con la dieta estándar (alta en hidratos de carbono – baja en
grasas) habían perdido una media de 1.6kg y solo 1.3 cm de sus cinturas.

Pero, aún mejora la cosa!  Después de 2 meses, el grupo del miércoles (alta en grasas – baja en hidratos de carbono) habían perdido una media de 5kg y habían perdido 9.5cm de sus cinturas.

Mientras, el grupo del viernes (alta en hidratos de carbono – baja en grasas) solo había perdido una media de 1kg y 0.1cm de sus cinturas.

Comer una dieta alta en hidratos de carbono con lleva mucho antojos y sensación de más hambre más a menudo, que hace que seguir una dieta sea mucho más difícil de controlar.

“No existe ni una sola evidencia clínica que demuestra que las grasas saturadas incrementan el riesgo de padecer enfermedad cardiaca o hemorragia cerebral,” dijo la Dra. Deakin,

“El punto de vista tradicional es que las grasas saturadas incrementan los niveles de LDL (colesterol malo).  Pero realmente investigaciones han demostrado que es realmente el consumo excesivo de hidratos de carbono que incrementan el colesterol malo.”

“Cuando comes hidratos de carbono, inicialmente se utilizan para energía, luego lo que sobra se almacena como glucógeno en los músculos y el hígado.

“Pero el resto se convierte en grasa que se almacena alrededor de tus órganos internos.”

Un ejemplo de grasas saludables son los frutos secos, aguacates, aceite de coco, pescado azul, carne, etc..

Una dieta alta en grasas y baja en hidratos de carbono puede ser deliciosa, pero asegúrate de comer muchas verduras también!

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Madrid) o online (Skype), mandame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario