La inspiración llega de muchas formas

Según el Center for Disease Control and Prevention (CDC) (Centro para el Control de Enfermedades y su Prevención) de EEUU:

  • La obesidad infantil ha doblado en niños y cuadruplicado en adolescentes durante los últimos 30 años.
  • El porcentaje de niños con edades de entre 6 y 11 años en EEUU que fueron obesos ha incrementado del 7% en 1980 a casi el 18% en 2012.  Similarmente, el porcentaje de adolescentes con edades de entre 12-19 años que fueron obesos ha incrementado del 5% a casi el 21% durante el mismo periodo.
  • En 2012, más de un tercio de niños y adolescentes tenían sobre peso o eran obesos.
En el Reino Unido, las últimas cifras para 2013/14, demuestran que el 19.1% de niños de 10-11 años eran obesos y además el 14.4% tenían sobrepeso.  De niños con edades de 4-5 años, el 9.5% eran obesos y otro 13.1% tenían sobre peso.
Los niños dependen de su padres para sus necesidades.  Entonces como de conscientes son los padres sobre el peso de sus hijos?  En febrero de 2014 escribí un post sobre la obesidad infantil que discutía el problema que tres cuartos de los padres de niños con sobrepeso viven en la negación en cuanto al peso de sus hijos.  Decía que un 77% de padres de niños con sobrepeso creyeron que el peso de sus hijos era “normal”.

Nuestra única esperanza es que nuestros hijos se dan cuenta por si mismos que tienen un problema.  Me gustaría compartir con vosotros una historia verídica de un niño de 12 años que tomó el control de su dieta por si mismo.

Owen before his diet

Owen Clarke, un niño de Inglaterra fue clasificado como obeso a sus 164cm de altura y un peso de 68.5kg.  El dice que su tamaño le daba vergüenza y que odiaba asistir a clase de deportes en el colegio porque se cansaba fácilmente y tenía “el aspecto de un tomate”.  Dice que nadie se metía con el sobre su peso ni sus amigos hicieron comentarios tampoco, pero el no podía jugar a fútbol con ellos y quería cambiar.

Este cambio se realizó cuando su madre decidió ponerse a dieta.  Ella comentó a su familia que iba a cambiar su forma de comer y Owen preguntó si el podría hacerlo también.

Su madre, la Sra. Hatfield, dijo que el hecho que Owen le hiciera esa pregunta le hizo sentir muy mal;

“Nunca le he mirado y pensado que el estaba gordo o con sobrepeso.  Es mi hijo y simplemente no miras a tu hijo de esa forma.”

También añadió;

“Siempre hemos comido comida de conveniencia ya que es más barata.  Me criaron así y nunca he conocido a nada diferente.”

Y aquí están los 2 problemas más grandes que existen.  Los padres no admiten que sus hijos tienen problemas de peso y las comidas de conveniencia (comida rápida) son MÁS BARATAS que los alimentos frescos preparados en casa.  Y esa es la triste realidad para muchas personas viviendo en los países “desarrollados”.

Es más rápido y más barato alimentar a tu familia con comida basura.  Yo, personalmente no creo que esto sea totalmente cierto.

Owen cambió el chocolate y salchichas para yogures bajos en grasa y palitos de pepino y zanahoria y su madre tomó la responsabilidad y empezó a preparar comida fresca en casa.

En tan solo 3 meses, Owen ha perdido 18kg y ahora juega a fútbol con sus amigos durante una hora cada día.  Su madre también ha perdido 16kg en el esfuerzo de mejorar con su hijo.

Owen after his weight loss

Owen ha transformado su vida y fue capaz de reconocer que su peso le impedía vivir como un niño normal.  Los niños tienen que entender la importancia de una dieta saludable y sus padres también – más que sus hijos.  La educación que los padres deberían estar dando a sus hijos en casa no es la de Literatura, Matemáticas, Geografía, Historia, etc., si no las HABILIDADES DE LA VIDA; el conocimiento de como cuidar la salud, como comer correctamente y como cuidarse, ahora y en el futuro.

Los niños con sobrepeso o obesos tienen un riesgo mayor de tener sobrepeso o obesidad cuando sean adultos.  Es la responsabilidad de los padres enseñarles lo que está bien y lo que está mal.  Entonces, mira bien a tu familia, alguno tiene un problema de peso?  Analiza los alimentos que les prepares, necesitas cambiar lo que les das de comer?

También me gustaría decir que los gobiernos necesitan mirar con profundidad a la sociedad y decidir si es ético dejar que las compañías de comida basura puedan vender a precios MÁS BARATOS que los alimentos frescos.  A lo mejor un poco de ayuda de los gobiernos es lo que el público general necesita.  Una dieta sana hace personas sanas que no necesitarán tanto apoyo de los servicios públicos de salud – solo pueden ganar todos.  Necesitas atacar el problema de raíz y no intentar poner parches a personas que están sufriendo enfermedades relacionadas con la obesidad tales como el diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y cáncer – entre otras.

Enhorabuena a Owen Clarke y a su madre por cambiar sus hábitos y consiguiendo una vida más saludable, Owen eres un ejemplo a seguir! Ánimo!

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com 

Deja un comentario