No son las calorías...

Cuántas veces he dicho esto?  No, ahora en serio, cuántas?  No hace falta contar calorías, pesar tu comida, o registrar cuántas calorías has consumido y cuántas has quemado.  Una dieta equilibrada con alimentos naturales y no procesados es todo lo que necesitas – eso y ejercicio también.

Una dieta equilibrada compuesta de alimentos sanos hace mucho más para tu salud que solo perder peso – si es necesario.  Nuestros sistemas digestivos están llenos de bacteria – son esenciales para la salud – pero no todas son bacterias buenas.  El Profesor Tim Spector, un experto en genética del King’s College, London, cree que las bacterias intestinales son responsables del aumento de peso – y pérdida.  Ha encontrado que el tipo y variedad de las bacterias intestinales ejercen una influencia increíble sobre muchos aspectos de la salud:

“Los microbios no solo son esenciales en cuanto a como digerimos los alimentos, también controlan las calorías que absorbemos y suministran enzimas y vitaminas vitales, además de mantener nuestros sistemas inmunes saludables, ” dice.

El cree que una regimen de dieta y ejercicio adecuada nos permite cambiar nuestra mezcla individual de bacterias intestinales y convertirla en una que nos beneficia y nos mantiene saludables, felices y con un peso ideal.

Todos somos únicos, hasta nuestra mezcla de bacterias intestinales son únicas.  Incluso los gemelos idénticos que genéticamente son idénticos no tienen la misma reacción a una dieta y alimentos, esto significa que el ambiente de sus intestinos son diferentes.  El Prof. Spector ha estudiado 11,000 parejas de gemelos idénticos durante 2 décadas.  Cuando el ha puesto a gemelos una dieta alta en grasa y calorías, no necesariamente han engordado de forma similar; después de 6 semanas algunos habrán ganado hasta 13 kg y otros tan solo 4kg.

Su preocupación principal es que la dieta moderna está afectando las bacterias en nuestros intestinos, en comparación con nuestros ancestros, solo tenemos una fracción de la diversidad de especies microbianos viviendo en nuestros intestinos.  15,000 años atrás, nuestros antepasados regularmente comían más de 150 ingredientes a la semana.  Hoy en día, la mayoría de las personas consumen menos de 20 alimentos diferentes, y muchos de estos provienen de los alimentos procesados.

El Prof. Spector decidió realizar una prueba para ver el efecto de la comida basura sobre nuestras
bacterias intestinales.  Para hacerla, pidió ayuda a su hijo.  Tom Spector, es un estudiante de 22 años, para la prueba comió sólo comida de McDonald’s y CocaCola durante 10 días.  En el día 6 dijo que se sentía hinchado y perezoso y en el día 8 dijo que empezó a sudar después de las comidas.

El Prof. Spector dijo:

“Tom descubrió que le costaba más hacer su trabajo de universidad.  Sus amigos dijeron que su piel tenía un aspecto amarillento , y parecía enfermo.”

Al final del experimento, Tom había engordado 1.8kg.  Pero lo que más llamaba la atención eran los resultados de las pruebas sobre sus bacterias intestinales.  Los resultados demostraban que tan pronto como el día 3 del experimento, el 40% de sus bacterias habían fallecido.  Además, la bacteria que sobrevivía era del tipo peligroso y sus niveles de bacteria que promociona la salud habían disminuido considerablemente.

Por ejemplo; el nivel de Tom de firmicutes – que crean sustancias químicas que alimentan nuestras células con azúcares, ácidos grasos, proteínas y vitaminas y por lo tanto permiten que los sistemas del cuerpo pueden comunicar entre si correctamente – había quedado en la mitad.

Mientras, Tom demostraba niveles más altos de bacterias asociadas con la inflamación, que está vinculado con la enfermedad cardiovascular, el cáncer y daños al sistema inmune.  El Prof. Spector también descubrió que ciertos especies de bacterias raras florecen con la dieta de comida basura, incluyendo la Lautropia – que habitualmente solo se encuentra en pacientes inmuno deficientes.

Las bacterias intestinales de Tom volvieron lentamente a la normalidad en cuanto volvió a comer saludablemente, pero tardó un tiempo.

Entonces, como puedes mejorar tus bacterias intestinales?

Una dieta natural y variada sin alimentos procesados es un buen comienzo.

El ejercicio también es muy importante.  Los nutricionistas de la University College Cork, Irlanda, descubrieron que los atletas en el equipo nacional de rugby de Irlanda tenían unas bacterias intestinales mucho más diversas que lo normal y tenían niveles más bajos de inflamación.  El Prof. Spector también descubrió en sus años de estudiar gemelos, que la cantidad de ejercicio que realizaron era el factor más fuerte en promocionar la riqueza de las bacterias intestinales.

Evitar los edulcorantes artificiales.  Cualquier cosa categorizado como “alimento” pero fabricado en un laboratorio no puede ser bueno para nadie!

Ratas alimentados con edulcorantes artificiales en las dosis recomendados en humanos durante 3 meses mostraron niveles significativamente más bajos de diversidad de bacterias intestinales.  Unos investigadores Israelis descubrieron que los edulcorantes artificiales pueden alterar el equilibrio de las bacterias intestinales en ratones, así las bacterias liberan sustancias químicas que AUMENTAN los niveles de glucosa en sangre, y por lo tanto incrementan el riesgo de engordar y de la diabetes.

La buena noticia es que el chocolate negro es BUENO para tu intestino.  Los participantes de un estudio de la Universidad de Reading, UK, tomaron extractos de cacao durante 4 semanas y los investigadores descubrieron que sus niveles de bacterias intestinales beneficiosas habían aumentado significativamente, y sus niveles de bacterias potencialmente perjudiciales y la inflamación habían bajado.

Recuerda!  Tiene que ser chocolate NEGRO.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario