El ejercicio no adelgaza

Vale, ahí vamos…

EL EJERCICIO NO PROMOCIONA EN LA PERDIDA DE PESO

Entonces, ese postre que crees que te mereces ya que vienes del gimnasio, no está libre de la sensación de culpa y afectará a tu peso.

La cantidad de personas que me dicen que van al gimnasio de 3 a 5 veces por semana y que NO están notando ningún cambio – de hecho han ganado peso, es alucinante.  A menudo pregunto a mis pacientes si han notado una diferencia desde que han empezado a ir al gimnasio y más frecuentemente la respuesta es NO.

El ejercicio es bueno – es una necesidad para tener una salud óptima.  El ejercicio está asociado a una riesgo menor de cáncer, enfermedad cardiaca, demencia, derrame, diabetes tipo 2, depresión, presión arterial elevada e incluso la obesidad – para nombrar solo unas pocas.  Claro está que te tonifica y puedes notar menos volumen por este motivo.  Entonces no jubiles a tus zapatillas de deporte ni cancelas tu suscripción al gimnasio – todavía.

Pero es la razón de que muchas personas hacen el propósito de ir al gimnasio para perder peso y acaban sintiéndose frustradas y la dejan cuando no ven resultados o peor aún acaban más gordas.

Entonces, aquí están las razones de porqué tu entrenamiento no te ayuda a perder peso:

Para empezar tiene que ver con el tipo de alimentos que estás comiendo.  Muchas personas creen que necesitan muchos hidratos de carbono para ir al gimnasio, ya sabes… energía al instante.  La verdad es – no los necesitas.  He estado hablando durante años de los hidratos de carbono y como te hacen engordar.  Y lo hacen, incluso si vas al gimnasio mucho o corres mucho.  Los hidratos de carbono son hidratos de carbono – seas quien seas.  Sólo necesitas comidas altas en hidratos de carbono si eres un atleta profesional o un corredor de maratones.  Las bebidas energéticas están llenas de azúcares y tampoco son necesarias.  POWERADE publicó un informe que decía que sólo atletas realizando entrenamientos múltiples de intensidad alta con una duración de más de 60 minutos necesitarán combustible extra.  Entonces, los geles, barras de proteínas y bebidas energéticas solo contribuyen al aumento de peso.

También he hablado de que la CANTIDAD de calorías no es el problema –  y no lo es.  Es el TIPO de calorías, de dónde sacas tus calorías.  El cuerpo procesa la proteína, la grasa o los hidratos de carbono de forma diferente y para razones diferentes que determina is ganas o pierdes peso.  Sin embargo, muchos de nosotros no entendemos:

a) Lo difícil que es quemar calorías y
b) Exactamente cuántas calorías hay en tu premio favorito para después de tu entrenamiento.

Por ejemplo, un entrenamiento estándar de 20 minutos cubrirá con dificultad el contenido calórico de una copa grande de vino… olvídate de las patatas  fritas o aceitunas que la acompaña!

Ten cuidado en calcular cuántas calorías quemas.  Un cuerpo humano quema calorías incluso cuando no está haciendo nada.  Por ejemplo, un hombre que pesa 63.5 kg quema aproximadamente 70 calorías mientras esté tumbado en el sofá viendo la tele.  Si va al gimnasio y se pone a remar en la maquina durante una hora, la maquina dirá que ha quemado 250 calorías TOTALES, cuando en realidad sólo ha quemado 180 calorías extra – habría quemado las otras 70 de todas formas!  Pero insisto DEJA DE CONTAR CALORÍAS; quemadas, ingeridas o de cualquier otra forma – no te llevará a ningún lado!

Latte después de entrenar = 180 calorías

El estrés también arruinará los resultados que esperes de tus entrenamientos.  Cuando una persona sin estrés realiza ejercicio, el cuerpo libera cortisol o la hormona del estrés.  Niveles altos de esta hormona hace que el cuerpo almacena la grasa para sobrevivir lo que pueda venir.  No obstante, si no estás estresado y tu cuerpo funciona correctamente, el ejercicio también hará que liberes endorfinas que equilibran el cortisol y evita que tu cuerpo entra en modo supervivencia y que almacene grasa.  Pero esto no funciona correctamente en una persona estresada.  Una persona estresada ya tiene niveles altos de cortisol para empezar y el ejercicio libera aún más haciendo que el nivel de cortisol sea demasiado alto y las endorfinas no pueden equilibrarlo, por lo tanto el cuerpo estresado entra en modo supervivencia.  El cortisol también almacena la grasa en el abdomen, esta es la grasa peligrosa que incrementa el riesgo de padecer enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2 y algunos cánceres como el de pecho.

También existe la posibilidad que te estás premiando a ti mismo por encima de tus necesidades.  A menudo nos premiamos con algo delicioso pensando; “lo merezco, acabo de correr durante una hora!”  Pues tengo noticias para ti, la mayoría des esos premios están basados en hidratos de carbono y

LOS HIDRATOS DE CARBONO REFINADOS ENGORDAN!

Si estoy gritando!!!!!  La mayoría de los alimentos que engordan son:

Pan, pasta, patatas, zanahorias, arroz blanco, azúcar… en otras palabras: tostadas, sandwiches, pasta – con o sin salsas, sushi (pero no sashimi), noodles, croissants, donuts, galletas, tartas, chocolate, patatas fritas, zanahorias cocinadas (crudas en moderación ok).

Si necesitas un chute de energía rápida mientras estás por ahí y no quieres hidratos de carbono, prueba un puñado pequeño de frutos secos CRUDOS – el tipo que quieras – que no sean cacahuetes!!!

Finalmente, la variedad es importante.  Al igual que te animo a tener una dieta la más variada posible, también os animo a hacer lo mismo con tu plan de ejercicio.  Nuestros cuerpos son capaces de acostumbrarse a repetir siempre lo mismo una y otra vez, cámbialo a menudo y mantenlo en vilo.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario