Las Dietas no funcionan

Si, eso es, las dietas no funcionan.  Pero, esto no significa que deberías cambiar tu forma de comer.

Empezamos con el concepto de “dieta”.  Tu “dieta” realmente es la forma que tienes de comer – no sólo un programa para perder peso.  Sin embargo, la mayoría de nosotros asociamos la palabra “dieta” con comer menos y básicamente solo pollo a la plancha con lechuga.  Una restricción calórica severa y evitar aquellos alimentos que nos gustan es una receta para el desastre.

Si quieres perder peso hay varias cosas que vas a tener que hacer, pero la principal es:




CAMBIAR TU ESTILO DE VIDA

La mayoría de las personas que deciden que necesitan perder peso siguen los pasos siguientes:

  1. Realizar una dieta baja en calorías
  2. Perder peso
  3. Dejan la dieta ya que han alcanzado su meta
  4. Vuelven a recuperar el peso perdido… y más.
Suena familiar?
Considera esto:  Si la manera que tenías de comer te hizo engordar, hacer una dieta baja en calorías te ayudará a (en algunos casos) perder ese peso extra.  Entonces piensas GENIAL!  Puedo dejar la dieta, y vuelves a comer como antes.  Si, comer como antes que te hizo engordar para empezar… Entonces, si te hizo ganar peso, porqué no iba a hacer lo mismo otra vez?

Las pocas personas que consiguen perder peso y no recuperarlo es debido a no solo un cambio en la dieta sino un cambio de estilo de vida también.  Un cambio en tus hábitos alimenticios que te permite perder peso en un cambio a largo plazo, no un arreglo rápido.

Primero necesitas sentarte y analizar exactamente qué comes y cuales son los hábitos saludables que tienes – si tienes alguno.  Ahora, necesitas ser brutalmente honesto contigo mismo.  Mi sugerencia es mantener un diario alimentario durante una semana o dos.  Escribe TODO lo que bebes y comes TODOS LOS DÍAS y en el mismo momento en que lo bebes o comes.  No esperes al final del día para escribir todo lo que has ingerido ese día, te olvidarás de muchas cosas.

Una vez que hayas completado tu diario puedes analizar los tipos de comida que estas comiendo habitualmente.  Es un hecho que los hidratos de carbono refinados (azúcar, pasta, pan blanco y arroz blanco) y los tubérculos que crecen bajo tierra (zanahorias, patatas, rábanos, etc) nos engordan, además de los alimentos procesados y la comida basura.  Así puedes ver dónde estás haciendo elecciones de comida inadecuadas.

Pregúntate a ti mismo POR QUÉ comiste un McDonald’s para cenar el jueves, por ejemplo?  O POR QUÉ comiste un paquete de galletas.  Comes cuando estás estresado?  Comes emocionalmente?  O cuando estás aburrido?  Conociendo tu estado anímico cuando comes algo que sabes que no deberías es muy importante y te ayudará a tomar decisiones más sano en el futuro.  Entonces, cuando estás cogiendo la tableta de chocolate, tamaño familiar del armario de la cocina, pregúntate por qué quieres comerla.

Te sientes culpable después de haber comido algo indebido?  Si es así, la próxima vez que estás cogiendo el paquete de galletas, pregúntate a ti mismo si vas a sentirte culpable después, realmente merece la pena?

Si te auto preguntas cosas pertinentes, puedes encontrar otras soluciones más saludables.  Como porque estoy aburrido?  Qué puedo hacer para no estar aburrido?  Que tal leer un libro o mejor todavía sal de casa y vete a dar un paseo energético?

Cuando comes comida saludable, visualiza lo que esos nutrientes sanos están haciendo a tu cuerpo y mente.  Disfrutar de saber que estás dando a tu cuerpo lo que necesita, y con el tiempo, tus antojos serán para alimentos sanos.

Ten paciencia.  Se tarda un tiempo en conseguir una perdida de peso sostenida.  Cada persona pierde peso de forma diferente, no importa lo que hacen.  He tenido pacientes que han perdido 6kg en 18 días, y otros que pierden 1.5kg cada mes… depende.  Entonces, recuerda que no vas a saber como vas a perder peso hasta que lo intentes, por lo tanto no te frustras ni te rindes si no estás perdiendo peso a la velocidad que quisieras.  Tu cuerpo dictará la velocidad de pérdida.

El ejercicio es muy importante.  No sólo para el cuerpo sino para la mente también.  Encuentra un deporte o actividad que te gusta y tienes ganar de practicar.  Si puedes encontrar otras personas con la misma afición pues mejor todavía.  Si has quedado con alguien para salir a andar o correr, es más probable que cumplas.  El ejercicio también ayuda con los niveles de estrés.  Niveles altos de estrés también significa niveles altos de cortisona que conlleva un aumento de peso, entonces intenta practicar un deporte que reduce tus niveles de estrés.  Cada persona es diferente, a mi me gusta correr, una amiga mía necesita hacer actividades fuertes como el boxeo o kick boxing… de ti depende.

Sin embargo, ninguno de estos cambios funcionará si no los incorpores como parte de tu estilo de vida.

  1. Encuentra una diet saludable que funciona para ti – mi sugerencia es casi siempre una dieta baja en hidratos de carbono con muchísimas verduras.
  2. Descubre un deporte o actividad que te divierte.
  3. Haz que esto sea un proyecto a largo plazo.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario