Una "cura" para la obesidad?

La obesidad es uno de los problemas más grandes en la sociedad hoy en día.  Afecta a más de 500 MILLONES  de personas en el mundo y amenaza con llevar a la quiebra a más la mayoría de los servicios públicos de salud.  La obesidad no es solo un problema GORDO, también incrementa el riesgo de otras enfermedades graves como la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiaca y el cáncer.

La mayoría de las personas ven una persona obesa y automáticamente piensan que comen demasiado y no se mueven lo suficiente y, en algunos casos tendrían razón.  Sin embargo, no todas las personas obesas padecen de ser vagas y que pasan sus días tumbadas en el sofá comiendo todo lo que quieren.  A lo largo del tiempo, los científicos han comparado las dietas de personas obesas con las de personas delgadas y NO han encontrado muchas diferencias ni en cantidad ni tipo de comida.  De hecho, la gran pregunta que aún no tiene respuesta es porqué algunas personas engordan más que otras cuando comen y se mueven igual?

Si, hay casos de hipertiroidismo cuando la persona tiene una glándula tiroides superactivo, dónde la persona tiene tendencia a estar más delgada y quema todo lo que come, o el contrario donde el hipotiroidismo significa que la glándula tiroides funciona lenta y la persona tienen tendencia a ganar peso.  Ambas condiciones son un problema y tienen otros problemas de salud asociados.

Pero, hay personas que son sanas pero que tienen una tendencia a ganar peso con una facilidad asombrosa.

En el año 2007 se descubrió el gen FTO.

La masa grasa y la proteína asociada a la obesidad, también conocido como alfa-cetoglutarato dioxigenasa dependiente de FTO es una enzima que ne los humanos está codificada por el gen FTO localizado en el cromosoma 16 – ciertas variantes del gen FTO parecen estar correlacionados con la obesidad en los seres humanos. (Wikipedia inglés).

El descubrimiento de este gen desafía la noción que las personas se hacen obesas por elección porque
deciden comer demasiado y no realizar ningún tipo de ejercicio.  Sin embargo, no todo es tan evidente como parece, el gen FTO fue descubierto en el 44% de Europeos pero solo un 5% de personas de raza negra, esto significa que hay otros genes funcionando y que la comida y el ejercicio TAMBIÉN tienen un rol importante de mantener un peso saludable.

Afortunadamente, los científicos han descubierto un “interruptor” que apaga el gen FTO.  Los investigadores de Harvard y MIT consiguieron bloquear el efecto del gen en ratones y descubrieron que los ratones llegaron a tener un 50% menos peso que otros ratones aunque estaban comiendo una dieta alta en grasa.  Aquellos ratones también quemaron más energía mientras dormían.  El mismo experimento en células humanas descubrió que se incrementó la quema de energía en las células adiposas que resultó en un almacenamiento menor de grasa.

No obstante, Manolis Kellis, profesor de MIT, hizo hincapié en que el gen FTO no hace que una persona sea obesa automáticamente, solo hace que sea más probable.  Los investigadores dijeron que no sabían cuanto se tardaría en desarrollar un tratamiento efectivo para la obesidad y también dijeron que dudaban que se llegaría a desarrollar una pastilla que permitiría que una persona pudiera comer lo que quisiera y no engordar.

También, un fármaco tendría que pasar por pruebas muy rigurosas ya que sería probable que tendría un efecto en cadena en otras áreas del cuerpo.  No obstante, esta es una noticia muy buena y con mucho potencial para ayudar a la epidemia de la obesidad.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario