Alimentando la piel

Es increíble el efecto que tiene la alimentación sobre nuestros cuerpos, y no hay que olvidarse de nuestro órgano más grande, nuestra piel.

Los alimentos que más envejecen la piel:

Los Dulces:  El abuso de azúcares puede causar daños no solo en el interior del cuerpo, pero en la piel también ya que activa el proceso de glicación que destruye el colágeno de la piel.

Bebidas Alcohólicas:  El hígado es el órgano que ayuda a eliminar toxinas pero una sobre carga de alcohol hace que las toxinas se acumulan.  La acumulación de toxinas afecta al aspecto de la piel agravando enfermedades como la rosácea y haciendo que la piel se vea amarilla, más arrugas e incluso acné.

Barbacoas o carne quemada:  Te gusta tu filete muy hecho?  Hay que tener mucho cuidado con la capa crujiente que se forma en la carne durante el proceso de cocinarlo.  Esa costra quemada provoca la formación de hidrocarburos contaminantes que destruyen el colágeno de nuestra piel.  Además la carne roja contiene muchas radicales libres que actúan sobre las células sanas de la piel inhibiendo la generación de glucógeno.  Se aconseja aumentar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes.

Comida Salada:  El sodio es necesario para la vida pero en su justa medida.  Demasiada sal es muy perjudicial para la salud; puede provocar problemas circulatorios y vasculares.  Además, los alimentos salados con un exceso de sodio puede provocar la retención de líquidos y la celulitis.

Bebidas Energéticas:  Están llenas de azúcar y ácidos y simplemente no son necesarias.  Sólo son “aconsejables” para atletas profesionales con una rutina de entrenamiento fuerte.

La cafeína:  Presente en el café, té, refrescos, etc.. Es buena en moderación pero en exceso causa deshidratación dando un aspecto envejecida a la piel.

Las Grasas Trans:  Las margarinas, etc… no solo aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, también son perjudiciales para la piel.  Las grasas trans causan inflamación y hacen que la piel sea más vulnerable a los rayos del sol.

Deberíamos recordar siempre los tres pasos más importantes para la piel:

LIMPIEZA                                        NUTRICIÓN                                     HIDRATACIÓN

Limpieza:

Eliminar toxinas de nuestro cuerpo es fundamental para todos los órganos y la piel no es diferente y la tenemos que cuidar.  Empezar el día con un vaso de agua cálido (no hirviendo) con limón.  El limón es un limpiador natural buenísimo, lleno de Vitamina C y antioxidantes, es un gran estimulador de la vesícula biliar, mejora la función hepática y es un excelente digestivo.

El apio es diurético, bueno para los intestinos ya que es muy alto en fibra, y un gran facilitador de la
circulación sanguínea.  Ya sabéis que se recomienda comer entre 5 y 9 raciones de fruta y verdura al día, pues sólo 3 tallos de apio al día sustituye 5 raciones por su gran cantidad de fibra y propiedades como la Vitamina C.  Así depura muy bien el organismo.

Las alcachofas eliminan la retención de líquidos y desintoxican el hígado.  Son muy ricas en vitaminas, minerales, fibra, alivian los gases, mejoran la digestión, alivian la diarrea y evitan el estreñimiento y además son aconsejables en el colon irritable.  Son bajas en calorías, estimulan el flujo del bilis y es una de las mejores verduras para depurar el organismo, a qué esperas?

Otros alimentos maravillosas para la limpieza del cuerpo son:  los espárragos trigueros, las uvas, el perejil, los tomates, las granadas, las cebollas y la manzana.  El problema es que si entro en detalle con todos este post sería interminable!

Nutrición:  

Los mejores alimentos para alimentar la piel son:

Las Zanahorias:  son una buena fuente de betacaroteno que es un precursor de la Vitamina A que contribuye a reducir la flacidez y las arrugas.  Otras frutas y verduras que tengan un color intenso amarillo y naranja que aportan estas propiedades beneficiosas son; los pimientos, la calabaza, la batata, mango y melocotón.

Los tomates: justo debajo de su piel se encuentra el licopeno que protege las células frente a los daños provocados por los radicales libres.

Frutos rojos:  Fresas, frambuesas, arándanos; todos altos en Vitamina C y flavonoides que significa que son antioxidantes increíbles que evitan la destrucción celular y envejecimiento prematuro.

Verduras de hoja verde, el aceite de oliva y los frutos secos:  Las acelgas, espinacas, escarola, etc., son muy altos en Vitamina E que protegen a las células frente al estrés oxidativo.  Las nueces, pistachos, almendras, avellanas, etc., reducen la oxidación celular por su contenido en Vitamina E.  También son ricas en cobre, que actúa como un antiinflamatorio natural.

Caldo de Carne:  El caldo de carne casero (a ser posible), es una fuente muy buena de colágeno, se recomienda una taza al día para fortalecer la producción de colágeno.

Hidratación:

Aquí la opción obvia es el agua.  Necesitamos agua para hidratar nuestros cuerpos por dentro y por fuera.  No es necesario beber 3 litros de agua al día, pero si ser consciente de cuanto bebes y analiza si crees que deberías subir la cantidad de agua que bebes.

Pepino:  el 96% del pepino es agua y además es muy bajo en calorías pero ofrece potasio, Vitamina
C y fibra.

Agua de Coco:  es un hidratante increíble y combate los signos del envejecimiento, es buena para la digestión y la piel, ya que construye las membranas de la piel dejándola suave y radiante.  Pero ojo, no más de una botella al día.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario