Nuestra obsesión con la comida

La “sociedad moderna” de hoy en día está obsesionada con la comida, el peso y los tamaños.  Muchos de nosotros pasamos nuestras horas diurnas pensando en qué podemos comer, cuanto lo podemos comer, si he engordado, si he adelgazado, si aparento más delgada que la chica de al lado… y suma y sigue.  Estamos constantemente comparando a nosotros mismos y privándonos de esto o aquello para no engordar  ni un gramo.  Pero al mismo tiempo, nuestras vidas giran entorno a la comida; comidas de negocios, una cerveza después de trabajar – con tapas, cenas con amigos, barbacoas en fin de semana…

Entonces, aquí hay una nueva pregunta para añadir a la lista:

Obsesionarme sobre mi peso/tamaño me está haciendo engordar?

La respuesta es; puede que si.

Todos conocemos a alguien que se mantiene delgad@ pase lo que pase.  No parece importar lo que come o lo que hace, simplemente se mantiene la silueta mientras el resto de los mortales nos matamos en el gimnasio intentando conseguir lo imposible,  y evitamos al pasillo de los bollos, galletas y chocolates en el super como si tuviera la plaga.

Entonces como lo hacen?

Obviamente hay casos de hipertiroidismo (entre otras enfermedades graves) – una enfermedad grave que como efecto secundario hace que el paciente esté delgado – pero créeme realmente no quieres esta enfermedad ya que viene con un amplio abanico de problemas y necesitas medicación de por  vida.

Pues el Cornell Food and Brand Lab parece haber encontrado la respuesta.  Hicieron un estudio a 122 adultos que tenían un IMC saludable y que declararon no seguir una dieta estricta.  Los investigadores los compararon con otro grupo de voluntarios que estaban teniendo problemas por mantener su peso o perder peso.

Lo que descubrieron fue que las personas que hicieron una dieta para adelgazar a menudo, pensaron frecuentemente en la comida y eran extremadamente conscientes de lo que comían.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que en el grupo de personas naturalmente delgadas:

  • Casi nunca hicieron dieta
  • Más de 1 de cada 10 nunca se pesaron
  • Casi la mitad del grupo practicaba algún ejercicio por lo menos 5 veces por semana
  • Un décimo del grupo era vegetariano
  • Un quinto no bebieron nunca alcohol
  • Más que la mitad comían fruta y verduras en el desayuno y más que un tercio comían huevos en el desayuno
  • Un quinto dijeron que pican entre horas pero picaban frutos secos
  • El 61% dijeron que el pollo era su carne favorita
  • El 65% comían verduras todos los días en la cena
  • Casi el 40% NO consumieron refrescos, pero el 33% de los que si tomaban refrescos, preferían la opción light. 
El estudio descubrió que el 74% casi nunca hicieron dieta y de aquellos el 48% no hicieron dieta nunca.  También encontraron que la mayoría de las personas que son naturalmente delgados tenían más de 41 años y el 80% eran mujeres.
El Dr. Brian Wansink, director del Cornell Food and Brand Lab y autor de Slim by Design (Delgado por Diseño), dijo:

“Queríamos ver qué comportamientos de salud diferían entre aquellas personas luchando para perder o mantener peso y aquellas personas que son delgadas sin pensarlo.  Queríamos encontrar los comportamientos pequeños o simples que puedan tener un impacto grande.”

El Dr. Wansink descubrió que las estrategias seguidas por las personas naturalmente delgadas diferían de los consejos típicos para perder peso.  Descubrió que las personas que eran naturalmente delgadas cocinaban en casa, comieron alimentos de alta calidad, y que escuchar a sus señales internos era muy importante para mantenerse delgadas, tampoco se sentían tan culpables cuando se pasaron comiendo que el otro grupo.

A lo mejor, si nos relajamos y dejamos de obsesionarnos con la comida, el peso y los tamaños, y empezamos a escuchar a nuestros cuerpos y alimentarlos con alimentos saludables, practicar un ejercicio con regularidad, puede que podemos alcanzar un peso saludable casi sin pensarlo.

Que tienes que perder?

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario