Cuerpo y mente

mind and bodyObviamente paso cada día intentando encontrar esa “cosa” mágica que ayude a las personas a perder peso y mejorar su salud.  Pero para algunas personas simplemente pensar en restringir su ingesta de comida o tan solo oír ESA palabra, significa que se rinden antes de empezar.

Y lo entiendo… realmente lo entiendo.

La buena noticia es que cada día tenemos más información que proviene de más estudios que nos da una visión mejorada de como funcionan nuestros cuerpos, como los alimentos afectan a nuestros cuerpos y como podemos hacer cambios que nos benefician.  Cada persona es diferente, cada persona reacciona de manera diferente ante los mismos alimentos.  Por eso creo tanto en descubrir los alimentos intolerantes de una persona realmente ayuda a muchos niveles.

Pero no se trata solo de cuales son los alimentos que tu cuerpo no admite.  Es importante hacer cambios de vida, es importante entender tu propio cuerpo y en el caso de personas con sobre peso, es entender como llegaste a tener sobre peso para empezar y como tu MENTE funciona de manera diferente a las personas con un peso corporal normal.

Cuando cambies tu dieta, por la razón que sea; intolerancias, perder peso, alergias, enfermedad, etc., está involucrado tu cuerpo entero incluyendo tu cerebro.  A menudo digo a mis pacientes, si, te puedo ayudar a perder peso, pero al menos que cambies tu actitud hacia la comida, solo volverás a engordar.  Si no haces los cambios psicológicos necesarios y ver la comida por lo que es… fuel para tu cuerpo, entonces es posible que no llegarás muy lejos.

A menudo mis pacientes se quejan de que echan mucho de menos a unos de sus alimentos prohibidos y por lo tanto no pueden comer durante un periodo de tiempo.  Esto es normal, en el momento que dices a alguien que no puede comer o beber algo específico, aunque no lo tomaban de forma habitual, es su cerebro diciendo que ya que no está PERMITIDO entonces lo QUIERES aunque no lo comerías normalmente.

Un estudio nuevo ha demostrado que parece que las personas con sobrepeso reaccionan debuffe forma diferente a alimentos reales y alimentos enseñados en una pantalla de ordenador.  Los investigadores probaron las decisiones de personas delgadas sobre alimentos en la forma de imágenes, y descubrieron que eran muy similares a aquellas de personas con sobre peso.  Sin embargo, los resultados cambiaron considerablemente cuando en lugar de ofrecerles elecciones limitadas, tuvieron que enfrentarse a un bufé libre de COMIDA DE VERDAD que incluía tanto comida sana como menos sana.

Mientras ambos grupos de voluntarios (de peso normal y con sobrepeso) fueron atraídos por igual a los alimentos “sabrosos”, los participantes con sobre peso eran más propensos a elegir los platos menos sanos y que más engordaban.

El investigador principal de la Universidad de Cambridge, Dr Nenad Medic dijo;

“Existe una diferencia clara entre elecciones hipotéticos de comidas que personas con sobre peso realizan y los alimentos que realmente comen.”

Aunque las personas con sobre peso SABEN cuales son los alimentos que son menos sanos que otros y admiten que no los elegirían necesariamente, cuando los alimentos están en la mesa delante de ellos, eligen la opción menos sana.

“Este es una visión muy importante para los defensores de la salud ya que sugiere que solo intentando educar al público sobre las decisiones sanas de comidas no es suficiente.  La presencia de alimentos menos sanos probablemente se impondrá a las decisiones que toman.

“Respecto a esto, la elección de comida no parece ser una decisión racional – puede estar divorciado de lo que la persona entiende y valora.”

Esta es información realmente importante.

chocolateYo me acuerdo en el 2008 cuando me analizaron mis intolerancias alimentarias.  Había tenido a mi hijo unos meses antes, y había engordado después de tenerle.  Seguí la dieta fielmente y perdí todo el peso en tan solo 2 meses (10 kilos).  Pero, me acuerdo diciendo al médico quien me llevaba, “Echo tanto de menos el chocolate, ojalá no tuviera estos antojos para dulce.  Sería mucho más fácil!”  Me sonrió y me dijo que esos antojos pasarían a la historia – en un año o dos!

En ese momento sentí casi derrotada.  Porque iba a aguantar tanto?  La vida no es demasiada corta?

Pues, aunque he re-introducido casi todos los alimentos que me daban intolerancia (salvo la soja), todavía, hoy en día, no mezclo mis hidratos y proteínas – disocio todos los días.  El peso que perdí no ha vuelto y casi 8 años más tarde puedo decir honestamente… no tengo antojos para chocolate.  Si, tengo antojos para otros dulces, pero no para chocolate – he ganado parte de la batalla!

Sin embargo, investigadores en Dinamarca han descubierto que si sigues una dieta o una forma nueva de comer como dejar la comida basura, comer “limpio”, disociando, o haciéndote vegetariano…. cualquiera que sea que funciona para ti, durante al menos 1 año entonces puedes CAMBIAR los químicos que gobiernan tu apetito.

Nuestros cuerpos fueron desarrollados para aguantar la escasez y en el mundo occidental al menos, no hay escasez de comida y nos rodea 24 horas diarias, 7 días por semana.  Cuando nos ponemos a “dieta” or restringimos nuestra ingesta de alimento, entonces a menudo la respuesta de nuestros cuerpos es la de almacenar todo lo que pueden, así cuando volvamos a comer con “normalidad” nuestros cuerpos siguen almacenando por si acaso decidimos volver a restringir la ingesta.  Este es el efecto boomerang de perder y después volver a recuperar lo perdido y algo más.

En el estudio Danés, las personas obesas que perdieron una octava parte de su peso en una dieta intensiva, y mantuvieron el peso perdido durante un año vieron cambios dramáticos en los químicos que gobiernan el apetito.  Signe Sorensen Torekov, profesora asociada de ciencias biomédicas de la Universidad de Copenhague donde se realizó el estudio, dijo;

“Es muy difícil luchar contra el hambre, es como luchar contra una droga.  Este habría choicessido un mecanismo genial hace 50 años, pero el problema es que ahora tenemos mucha oferta de alimentos que podemos comer todo el tiempo.  Nosotros hemos podido demostrar que no debas rendirte.  Si puedes mantener el peso perdido durante un año, entonces cambia y empieza a ser más fácil.”

Yo conseguí no dejar de disociar porque me encontraba mejor por ellos, incluso después de alcanzar mi peso ideal.  Descubrí que no siento la digestión y mientras en el pasado me habría elegido alimentos más dulces por encima de alimentos sanos, mi relación con la comida ha cambiado.  Ahora pienso antes de comer o preparar comida.  Pienso como va a nutrir mi cuerpo, como lo va a reparar y como me va a proporcionar energía.  Piensa en lo que has elegido para comer y que puede hacer por ti… una tarta llena de azúcar refinada no va a hacer mucho a largo plazo.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

 

 

Deja un comentario