La grasa bajará la tasa de obesidad

obesityEl 14 de abril de 2016 yo escribí un post titulado “No Temas la Grasa” que si lo leíste, sabrás que habla de como la grasa no es tan peligrosa como nos han hecho creer a lo largo de las últimas décadas.

Hoy (23 de mayo 2016 en el momento de escribir), el Foro Nacional de la Obesidad y la Colaboración de Salud Pública – ambas organizaciones del Reino Unido, han publicado un informe que demuestra que lo que nos han enseñado sobre como comer una dieta sana y equilibrada está básicamente… equivocado.

Los autores del informe dicen que la epidemia de la obesidad es muy real, pero que sus raíces se encuentran en la creencia que las dietas bajas en grasa son buenas para los seres humanos.  El informe dice:

“Comer una dieta rica en lácteos enteros – tales como queso, leche y yogures – puede bajar el riesgo de padecer obesidad.”

Y después:

“Los alimentos más naturales y nutritivos disponibles – carne, pescado, huevos, productos lácteos, frutos secos, semillas, aceitunas, aguacates – todos contienen grasas saturadas.”

Vale, yo NO soy fan de los productos lácteos.  Ningún otro mamífero necesita leche o productos lácteos después de la leche materna, entonces porque nosotros si?  O que existe un vínculo entre los productos lácteos y el cáncer y el osteoporosis… pero no voy a seguir con este tema ya que alargaré demasiado el post!

Sin embargo, los alimentos a la venta que se anuncian bajos en grasas o sin grasas son muy

engañosos.  Cuando extraes la grasa de un alimento, le extraes también el sabor y la textura y lo dejas poco sabroso y poco apetitoso.  Por lo tanto los fabricantes reemplazan la grasa con azúcar, sal o ambas cosas.  Sabemos hoy por hoy que lo que más nos hace engordar es el azúcar y otros hidratos de carbono, entonces que prefieres; algo deliciosos con todo su grasa natural, o una “sustancia” procesada llena de azúcar y/o sal?

Volviendo al informe de hoy.  A continuación hay un breve resumen de los puntos más importantes del informe:

low fat1.  Alimentos procesados etiquetados con “bajo en grasa”, “light”, “Bajo en colesterol” o “Baja el colesterol – demostrado!” deben ser evitados a toda costa.

2.  Las personas que padecen diabetes de tipo 2 deberían comer una dieta rica en grasas antes que una dieta basada en hidratos de carbono.

3.  Todo el mundo debería evitar el azúcar y debemos dejar de contar calorías y concentrarnos en alimentos enteros, frescos y naturales.

4.  El ejercicio no contrarresta los efectos negativos de una dieta mala.  Tienes que cambiar tu dieta y practicar ejercicio regularmente para mejorar la salud.

5.  “Un enfoque efectivo y seguro para prevenir el aumento de peso y ayudar en la perdida de peso”, es una dieta baja en hidratos de carbono refinados y grasas saludables.

6.  “La demonización continuada de las grasas naturales omnipresentes hace que las personas evitan alimentos sanos y nutritivos.”

La cantidad de veces que he tenido que convencer a mis clientes que los aguacates son buenos es increíble.  Los aguacates han recibido tan mala prensa que la mayoría de las personas creen que engordan mucho, cuando en realidad no engordan nada.  Están llenos de grasas saludables que son necesarias para nuestros cuerpos.  Lo mismo se puede decir de los frutos secos.  Las personas se echan las manos a la cabeza cuando sugiero que los coman, más que nada porque la gente piensa en las variedades fritas y con sal.

Las almendras crudas, por ejemplo, tienen un montón de propiedades nutritivas, y existen estudios clínicos que demuestran que las personas que consumen un puñado de frutos secos entre 3 y 5 veces por semana viven más tiempo que las personas que no los consumen.

El profesor David Haslam, presidente del Foro Nacional de la Obesidad dijo,

“En mi rol de clínico, tratando a pacientes todo el día, todos los días, rápidamente me di cuenta que las directrices mandadas desde los altos cargos, sugiriendo que una dieta alta en hidratos de carbono y bajas en grasa eran la panacea universal, fueron profundamente defectuosas.

“Los esfuerzos actuales han fracasado – la prueba es que los niveles de obesidad están más altos que nunca, y demuestran poca probabilidad de reducirse a pesar de los esfuerzos del Gobierno y los científicos.”

Otras personas como Tim Noakes, un corredor de maratones, autor, científico, y profesor emérito en la División de Ciencia del Ejercicio y Medicina Deportiva de la Universidad de Ciudad el Cabo, dice que dietas bajas en hidratos de carbono y altas en grasa son mucho mejores para los seres humanos y para los atletas profesionales que dietas altas en hidratos de carbono.

greasyUno de los problemas principales, creo yo, es que cuando uno contempla una dieta baja en hidratos de carbono y alta en grasas, es cuando dices la palabra “grasa” a las personas, automáticamente piensan en comidas fritas; bacon procesado, huevos fritos, patatas fritas y hamburguesas grasientas… pero esa no es una dieta buena alta en grasas.

 

La verdad sobre las grasas:

Los ácidos grasos Omega-3 son básicamente grasas poderosas para el cerebro y el corazón.  Los omega-3 son un tipo de grasa poliinsaturada que tienen un papel vital en la función cognitiva (memoria, resolución de problemas, etc.) además del bienestar emocional.  Se ha demostrado que los omega-3 pueden prevenir y reducir los síntomas de depresión, TDAH, desorden bipolar.  Pueden proteger contra la perdida de la memoria y la demencia, reducen el riesgo de enfermedad cardiaca, hemorragias cerebrales y cáncer.  Pueden erradicar el artritis, dolor articular y condiciones inflamatorias de la piel.

Las grasas saludables incluyen: aguacates, aceitunas, frutos secos (almendras, cacahuetes,

bottle of avocado essential oil

nueces de macadamia, avellanas, pecanas, anacardos), manteca de cacahuete natural sin aceites o azúcares añadidos, solo con un poco de sal.  Es muy fácil de hacer, solo necesitas unos cacahuetes – preferiblemente orgánicos y un poco de sal, echas todo a una batidora de alta potencia y listo.  Nueces, semillas de girasol, sésamo y calabaza, linaza, salmón, atún, caballa, arenque, trucha y sardinas, coles de bruselas, col rizado, espinacas, perejil y aceite de oliva.

Si sientes que beneficiarías de un suplemento de omega-3 entonces, yo prefiero el aceite de Krill ya que es un aceite de pescado que es soluble en agua y por lo tanto más asimilable por el cuerpo humano.

Las grasas malas…

Una grasa buena se puede volver mala si es dañada por la luz, el calor o el oxígeno.  Los aceites que son altos en grasas poliinsaturadas (como el aceite de lino) deben ser refrigerados y embotellados en contenedores opacos.  Tirar todos los aceites, semillas y frutos secos una vez que tengan un olor o gusto rancio o amargo.  Calentar el aceite a temperaturas altas (fritos) daña sus propiedades beneficiosos y su calidad.  El aceite de coco es genial para cocinar ya que soporta temperaturas altas.  El aceite de oliva se oxida enseguida a temperaturas de cocción, por lo tanto ten cuidado y nunca reutilizas el aceite.

IMG_7173-3Entonces, lo que realmente estamos viendo es una dieta de alimentos enteros, naturales y NO procesados – justo como nos hacia nuestros padres o abuelos.  Un poco de proteína con mucha verdura – esto es lo que el cuerpo humano necesita.  Hidratos de carbono?  Pocos e integrales – nada de refinados.

Por ejemplo, para mi comida hoy, tomé una ensalada grande hecho con un aguacate troceado, un tomate troceado, un buen trozo de pepino también troceado y un poco de cebolla roja, aceite de oliva y el zumo de una lima.  También tomé un puñado de almendras que caliento previamente en una sartén sin aceite ni nada, para que el calor les activa sus aceites naturales.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario