Los hombres NO deben beber esto... y las mujeres tampoco

estudios clinicosCuando hablamos de estudios clínicos las cosas pueden volverse difíciles.  Un estudio BUENO significa un número alto de participantes durante un periodo LARGO de tiempo.  Dos estudios que cumplen con estos dos requisitos son The Nurses’ Health Study (Estudio de la Salud de las Enfermeras) y The Health Professionals Follow-Up Study (El Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud).

Nurses’ Health Study (Estudio de Salud de las Enfermeras):
El estudio original comenzó en 1976, y fue diseñado para investigar los factores de riesgo de las enfermedades crónicas más importantes en las mujeres.

Ahora en su tercera generación, se han incluido a enfermeros además de las enfermeras y en la actualidad tiene 275,000 participantes.

The Health Professionals Follow-Up Study (Estudio de Seguimiento de Profesionales de Salud):
El propósito de este estudio que comenzó en 1986, es evaluar una serie de hipótesis sobre la salud de los hombres relacionando los factores nutricionales a la incidencia de enfermedades graves como el cáncer, la enfermedad cardiaca, y otras enfermedades vasculares.  Este estudio que solo utiliza participantes masculinos fue diseñado originalmente para complementar el estudio de las enfermeras.  En su inicio, se reclutaron 51,529 profesionales de la salud masculinos incluyendo dentistas, farmacéuticos, optometristas, osteópatas, podólogos y veterinarios, de los cuales 531 fueron Afroamericanos y 877 fueron Asiático-americanos.

Ambos estudios eligieron profesionales de la salud ya que se creía que serían más datamotivados y comprometidos en participar en un proyecto a tan largo plazo.  En ambos estudios, los participantes recibieron un cuestionario cada 2 años sobre enfermedades y otras asuntos relacionados con la salud como la actividad física, medicación tomada y fumar.  Cada 4 años los participantes tenían que contestar a preguntas detalladas sobre sus hábitos alimentarias.

Normalmente, los estudios clínicos trabajan a revés.  Por ejemplo; se nota un cambio en el índice de cáncer en una zona determinada y los científicos intentan trabajar hacia atrás en el tiempo para descubrir el origen del cambio.

Estos dos estudios de larga duración, con una participación alta, nos han dado un indicio de qué pasa a nuestra salud la largo plazo, y como se ve afectada por diferentes cambios y modas en los hábitos alimentarias.

Por ejemplo; la introducción de los edulcorantes artificiales a nuestras vidas.  Cuando se introduce algo “nuevo” se puede etiquetar como “seguro” para el consumo humano, pero la verdad es que hasta que no pasa un periodo significativo de tiempo, realmente los científicos no pueden saber por adelantado si es seguro o no.

sweetenerHoy en día sabemos mucho más sobre el aspartamo que hace 20 años.  El aspartamo es el edulcorante que está en todas partes… refrescos light, chicles, piruletas y esos paquetes pequeños que llegan con tu taza de café.  El número de personas que están constantemente tomando aspartame con la esperanza de reducir su ingesta de azúcar, es incalculable.  Diabéticos, personas obesas o con sobrepeso o simplemente personas con una conciencia en cuanto al azúcar.

Por no hablar de todos esos momentos al día en que añades aspartamo a tu café, té, etc…

Un equipo de investigadores han analizado datos de estos dos estudios de los últimos 22 años para ver si el aspartamo había causado cambios en la salud de los participantes.  Esto significa un total de 2,278,369 datos persona-año, que desveló una tendencia preocupante; tan solo UN refresco light al día incrementa el riesgo de padecer leucemia, linfoma no hodgkiniano y mieloma múltiple.

Pero esta información nueva va más allá y han podido segmentar el riesgo entre hombres y mujeres:

1 lata de refresco light al día conlleva a:

42% de riesgo incrementado de padecer leucemia en hombres y mujeres.
31% de riesgo incrementado de padecer linfoma no hodgkiniano en HOMBRES
102% de riesgo incrementado de padecer mieloma múltiple en HOMBRES.

Por que los hombres?

No lo saben.  Aunque los autores del estudio original tienen una teoría: “Tenemos la hipótesis que las diferencias entre sexos que observamos pueden ser debidas a la actividad enzimática incrementada de alcohol deshidrogenasa de tipo 1 (ADH) en hombres, que posiblemente fue inducido ratios de conversión más altos de metanol al formaldehído sustrato cancerígeno.” (American Journal of Clinical Nutrition in 2012 “Consumption of artificial sweetener and sugar -containing soda and risk of lymphoma and leukemia in men and women.”)

Entonces, que vas a hacer ahora?  Esto te ayudará a dejar tu hábito de aspartamo?

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario