Más que sabor.

taste-budsTodos sabemos que son las papilas gustativas, son pequeños cúmulos de células, proteínas especializadas que llamamos “receptores” en la lengua y en el paladar. Estas papilas gustativas detectan 5 sabores básicos: amargo, dulce, salado, ácido y umami. De media, tenemos unas 10,000 papilas gustativas en la lengua, cada una está hecha de entre 50 y 150 células receptoras de sabor.

Uno de los roles de nuestras papilas gustativas es el de defensa, de evitar que comamos cosas que no están frescas, o que nos pueden hacer daño de alguna manera. Los receptores en la lengua mandan señales en cuanto a los alimentos y sus sabores al cerebro, que decide si deberías tragarlo o no.

Nada nuevo aquí…

Salvo que los investigadores han encontrado recientemente que las papilas gustativas pueden tener un rol importante en protegernos frente a enfermedades. Han encontrado receptores de sabor en otros órganos por todo el cuerpo, desde el cerebro, a los pulmones hasta la vejiga…

Como dije más arriba, las papilas gustativas detectan 5 sabores básicos, pero los receptores que se hallan en otros lugares del cuerpo que no sean la lengua, tienen roles mucho más complejos que solo detectar los sabores básicos.

La teoría detrás del rol de los receptores de sabores en otros áreas del cuerpo es el de respuesta inmunizara, esa es la reacción del cuerpo frente a invasores extraños como las bacterias.

Los receptores de sabores en la lengua mandan señales al cerebro, sin embargo los receptores de sabores en otros áreas del cuerpo mandan señales a los tejidos y órganos cercanos en lugar de al cerebro. Hacen esto para arrancar una respuesta fisiológica en un área localizado.

Por ejemplo; investigadores en la Universidad de Iowa, descubrieron qciliaue los cilios
(estructuras que parecen pelillos que se encuentran en las vías aéreas y que ayudan a eliminar las partículas dañinas) tienen receptores del sabor AMARGO. Para el cerebro, amargo significa desagradable y los receptores han evolucionado a reconocer productos químicos potencialmente dañinos que tienen sabores amargos. Estudios recientes han descubierto que cuando los receptores en los cilios reconocen el sabor amargo, activan el movimiento de los cilios para incrementar la velocidad y arrancar una respuesta inmunizara para matar a la bacteria intrusa en cuestión se segundos o incluso minutos. Mucho más rápido que con las células inmunes que pueden tardar horas, días y incluso semanas para crear los anticuerpos.

En otros órganos como los pulmones, los compuestos amargos están detectados por los receptores que los reconoce como ciertos compuestos secretados por bacterias.

Amargo es de lejos el sabor más importante, tenemos 25 tipos diferentes de receptores del sabor amargo en la lengua y a través del cuerpo, y solo un tipo de receptor para dulce, salado, umami y ácido.

Estos receptores amargos se han encontrado en el cerebro, la nariz, los senos para nasales, la tráquea, el corazón, los pechos, los pulmones, el intestino delgado, el colon, los testículos y la uretra.

sourLas personas que son muy sensibles a los sabores amargos, y evitan los alimentos amargos, pueden tener una mejor inmunidad, ya que estos receptores detectarán a las bacterias dañinas con más eficacia y arrancarán la respuesta para matarla más rápido.

El hecho que estos receptores de sabores internos han sido descubiertos a tener un rol más protectora significa que puede surgir nuevas maneras de ayudar a personas que son vulnerables a infecciones pulmonares. Los estudios sugieren que las personas con una respuesta fuerte a los sabores amargos, tienen una respuesta inmune más poderosa frente a las infecciones por pseudomonas aeruginosa (Pseudomonas aeruginosa se encuentra en hospitales y puede provocar infecciones cutáneas, fiebre, infecciones en sangre, y sinusitis crónico) y una limpieza optimizada de la bacteria, esto significa que cuando padecen una infección como la sinusitis, será menos grave.

Este información puede llevar a nuevos tratamientos para enfermedades del tracto respiratorio superior.

Los receptores para DULCE tienen diferentes roles, por ejemplo, se cree que aquellos que se encuentran en las células en el intestino están involucrados en la secreción de insulina del páncreas. Entonces, todavía hay mucho camino por recorrer, pero es otro ejemplo de como el cuerpo entero está conectado por dentro y enfocado en mantenerte sano.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud. Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario