Tienes sobrepeso porque tu casa lo tiene?

Puede que parezca una pregunta rediculo para la mayoría pero puede que tenga su lógica.  Peter Walsh, autor del libro “Does this clutter make my butt look fat?” (Este desorden hace que mi culo parezca más gordo?) cree que tiene fundamento.  Según el, y tengo tendencia a estar de acuerdo, las personas que tienen sobrepeso suelen tener vidas desordenadas.  Parece ser que las personas que tienen casas desordenadas hace que cuidarse sea más difícil.

A menudo hemos oído que nuestro cuerpo es nuestro templo, pero ¿como puedes cuidar de tu cuerpo si tu casa te está estresando?  Para muchas personas, tener una casa desordenada significa que no quieren pasar tiempo en ella, entonces salen a comer o cenar ya que su cocina está demasiado desordenada como para cocinar en ella.  O simplemente se sienten tan estresados cuando llegan a casa que no saben por donde empezar.

Peter Walsh empezó ayudando a personas a poner orden en sus hogares.  Ni siquiera el podía prever los beneficios de salud añadidos de vivir en una casa más ordenada y más limpia.  Muchos de sus clientes descubrieron que a través de purgar sus hogares de muchos trastos que no sabían que hacer con ellos, también estaban limpiándose a si mismos desde dentro.  Una casa más limpia lleva a un deseo inconsciente de comer más saludablemente y estar ocupados en casa significaba picotear menos con alimentos poco saludables.  Empezaron a perder peso sin ni siquiera intentarlo.

Siempre he mantenido que hay un componente psicológico enorme cuando llega al peso de una persona.  Muchas personas dicen que ni siquiera se habían dado cuenta de cuanto se habían engordado mientras cenaban todas las noches con comida rápida entregada a domicilio, hasta que no podían meterse en el asiento del avión o sufrieron la vergüenza de oír como otras personas les señalaban por su peso en la puerta del colegio a la hora de recoger a los niños.  Mi pregunta es ¿porque estás cenando comida rápida todas la noches para empezar?  ¿Es tan difícil preparar una cena nutritiva cada noche?

Quizás tenemos que mirar más allá que simplemente el tamaño de nuestros cuerpos.  A lo mejor, deberíamos sentarnos y analizar nuestro estilo de vida – como vivimos, trabajamos y jugamos, cuanto ejercicio hacemos, que nos hace felices o tristes y qué podemos hacer para cambiarlo.

Muchas personas comen para consolarse o problemas emocionales – cuantas veces hemos atacado a una caja de bombones para llenar una sensación de vacío que realmente está causado por otra cosa que no sea hambre?  No puedes llenar un vacío emocional con comida.  Necesitas llegar al raíz del problema.

Empieza por tu casa.  El lugar donde vives debería ser acogedor cuando llegas a casa al final del día, un lugar donde quieres estar, donde puede relajarte y disfrutar de tu tiempo libre o solo o en familia.

Peter Walsh aconseja a la gente a mirar su casa, no por lo que es, pero por lo que quieren de ella.  Cada habitación debería tener un propósito, la cocina para cocinar, comedor para comer, salón para relajarse y pasar tiempo con la familia y los amigos.  El dormitorio principal debería ser la habitación más importante de la casa, donde tu y tu pareja podáis relajaros y disfrutar de la compañía del otro.  No debería estar llena de ropa sucia, juguetes de los niños, etc..  La cocina debería tener encimeras limpias y recogidas, así puedes entrar a cocinar sin tener que limpiar y recoger antes.  Si no tienes espacio suficiente para un despacho, dedica un rincón del salón a ese fin, donde puedes sentarte y concentrarte cuando tienes que hacer las tareas de administración.

Organizar el espacio donde vives significa que también pones las cosas en orden mentalmente.  Tu forma de ver la vida cambiará y descubrirás que también querrás cuidar de ti mismo al mismo tiempo que cuides de tu hogar.  Cuando este cambio ocurre, es esencial limpiar la cocina a fondo – cada utensilio, plato, fuente, cacerola que no hayas utilizado en los últimos 6-12 meses debería salir de tu casa (se pueden donar a los necesitados si están en buen estado), deberías revisar cada armario y limpiar a conciencia, tirar todos los alimentos caducados que encontrarás en el fondo de los armarios.

El ser humano se ha convertido en acaparadores – tenemos tendencia de comprar cosas “por si acaso” que, inevitablemente, acaban caducándose.  Es esencial revisar la nevera y tirar todo lo incomestible ANTES de ir a hacer la compra. de esta forma podrás ver exactamente lo que tienes y lo que necesitas. Crear un plan de menús para una semana, haz la lista de la compra de acuerdo con ese plan, y no compres nada que no esté en la lista.  Comerás mejor y ahorrarás dinero.

Muchas personas utilizan la excusa “no tengo tiempo para cocinar”, tu pedido de comida rápida tarda unos 10 minutos en pedir y unos 30 minutos en llegar haciendo un total de 40 minutos!  Hay cientos de recetas que puedes hacer en 30 minutos – y la mayoría están colgadas gratis en internet.  Realmente no existen excusas que justifiquen no preparar una cena saludable.

Mi consejo es que hay que planificar la semana.  En un papel – o utiliza un spreadsheet, dibuja una tabla.  Los días de la semana en la parte superior y luego desayuno, comida y cena con aperitivos a media mañana y a media tarde en una columna en el lateral izquierdo.  Decide cuales son las comidas y cenas que vas a hacer en casa, puede que comes fuera de casa todos los días por el trabajo, ¿puedes llevar tu comida al trabajo o tienes que comer en la cafetería de los empleados?  ¿Como está tu vida social?  Programa las cenas que vas a hacer fuera de casa.  Decide que vas a cocinar esa semana y haz una lista de la compra, no compres nada que no esté en la lista.

La siguiente semana haz lo mismo, intenta variar al máximos las recetas, recuerda que la variedad es la sal de la vida!  También, si hace falta, puedes hacer el doble de cantidad de un plato y congelarlo.  Luego puedes meterlo en el planning para no olvidar de ello en el congelador.  Si consigues crear 4 semanas de comidas y cenas las puedes rotar como quieras.  Intentar mantener las recetas lo más sencillo posible y que no necesiten horas de preparación y cocción.

Después de reorganizar tu casa y tu templo, te sorprenderás de como cambia tu vida y tu cuerpo sin darte cuenta.

Deja un comentario