Todo está en tu cabeza...

Un problema enorme de la sociedad de hoy en día es el aumento de peso.  Más personas son obesos que nunca y eso incluye a niños.

La obesidad está quebrando nuestros servicios de salud debido a las enfermedades asociados a la obesidad como la diabetes tipo 2, enfermedad coronaria y el cáncer.  Existe una industria multimillonaria enfocada a la perdida de peso y culto al cuerpo que nos dice que tenemos que dejar de comer grasa, dejar de comer hidratos de carbono, dejar de comer… hacer más ejercicio…

Muchos criticamos a la profesión médica por haber vuelto demasiado especializada; visitas a un cardiólogo para la enfermedad coronaria, el oncólogo para el cáncer y el endocrino para la diabetes, y no tratan a la persona “entera”, pero lo mismo se puede decir de la industria de la perdida de peso.

Las personas no engordan sólo por comer demasiado.  Existen muchas razones por las cuales una persona engorda… comer demasiado es solo una.  Existen patologías médicas que aumentan el peso pero también existen problemas psicológicos por un aumento de peso.  El estrés, la ansiedad y el apego emocional a la comida son jugadores principales en problemas de peso y si no se tienen en cuenta y se tratan junto con un programa de perdida de peso entonces en la mayoría de los casos, la perdida de peso no estará mantenida.

Los investigadores de Orlando Health han revelado que solo 1 de cada 10 Americanos reconoce la importancia del bienestar psicológico en la perdida de peso.  Las personas suelen atribuir más importancia a otros componentes como el ejercicio en cuanto a la perdida de peso.

El 31% de Americanos piensan que el ejercicio es la barrera más grande en cuanto a mantener el peso perdido, mientras el 26% piensa que comer menos es importante y un 17% echan la culpa al coste económico de una vida saludable como el mayor problema para perder peso y mantener el peso nuevo.  El 12% citaron una falta de tiempo para dedicar a cambiar un estilo de vida más saludable.

La Dra. Diane Robinson, una neuropsicóloga el la directora del programa de medicina integrativa en Orlando Health dijo:

“La mayoría de las personas se concentran enteramente en el aspecto físico de la perdida de peso, como dieta y ejercicio.  Pero hay un componente emocional que la gran mayoría de las personas simplemente pasan por alto y puede sabotear sus esfuerzos rápidamente.”

La comida es el centro del aspecto social de nuestras vidas.  Cuando quedas con los amigos,
normalmente es para comer o cenar o a “tomar algo”, se celebran las ocasiones especiales con comida como tartas, or Acción de Gracias o Navidad están centrados al rededor de comidas o cenas copiosas, el día de los enamorados con chocolates, los dulces de Halloween e incluso premiamos o tranquilizamos a nuestros hijos con dulces.

Muchas personas buscan comida en los momentos emocionales y de ansiedad, los alimentos que se eligen en estos momentos de estrés no suelen ser ensaladas con pescado a la plancha.  Los alimentos de “consuelo” están llenos de grasas e hidratos de carbono que conlleva el aumento de peso que luego se queda para siempre.  Incluso cuando una persona está a dieta, tiene tendencia de auto-regalarse “premios” por alcanzar una meta, que suelen tener forma de dulce.  Una dieta demasiada restrictiva puede provocar sentimientos de privación y por lo tanto un premio de una onza de chocolate se convierte en comer la tableta entera.

Descubrir PORQUE comes de una determinada manera es de vital importancia si quieres perder peso.  No puedes tratar solo la grasa abdominal, hay que tratar el aspecto psicológico de porque comes de una manera que conlleva el aumento de peso.

Darse cuenta de sus hábitos es muy importante y no es tan difícil como puede parecer.  Haz preguntas sencillas a ti mismo cuando estás considerando abrir el paquete de galletas;

Tengo hambre realmente?  O simplemente estoy aburrido o triste?  Mantener un diario ayuda donde escribes lo que has comido como te sentías antes y después de comerlo.  Si haces las preguntas adecuadas puedes descubrir que el aburrimiento es la causa por la cual comes entre horas – por ejemplo.  Entonces, que puedes hacer?  Si estás aburrido sal a dar un paseo o leer un libro.  Mi solución es hacer tareas de casa, me mantiene ocupada durante un rato y me hace sentir más positiva porque hay un resultado positivo.  Tienes que descubrir que funciona para ti para alejar el aburrimiento.

Si comes cuando estás triste, que te hace triste?  Puedes hacer algo al respecto?

Si comes cuando estás estresado, entonces tienes que encontrar algo que ayude a aliviar el estrés.  Dependiendo de lo que te gusta esto puede ser algo físico como correr o montar en bici.  Para otras personas puede ser la meditación que hace maravillas – aunque aquí creo que la meditación hace maravillas para todo el mundo.

Nosotros los humanos tenemos un apego emocional a la comida que se aprende desde que somos niños.  Por lo tanto si tu “premio” es la comida, piensa que otras cosas pueden haber que te alegran que no son comida.  Un premio puede ser una sesión de masaje o una buena película, ropa nueva, mímate con algo que no sea comida.  Piensa como premias a tus hijos sin darles comida, a lo mejor un juguete pequeño o noche de cine en casa, quedar con un amigo para jugar.  Hay mucho que podemos hacer para premiarnos sin buscar comida.

En el momento que identifiques cuales son tus desencadenantes psicológicos, automáticamente empezarás a cambiar tus hábitos y el peso caerá por si mismo y para no volver, y estarás más feliz.  También te sentirás más en control de tu vida y manejarás mejor los momentos de estrés.

Te puedo ayudar a mejorar tu salud.  Si quieres pedirme una cita presencial (Las Rozas, Madrid) o online (Skype), mándame un email a lucycarr@socialnutrition.com

Deja un comentario